«Estoy feliz porque mi amona llevó la Kutxa y se repite la historia»

Andrea Berrotaran con la Kutxa que tendrá que hacer girar el día de Santiago. / F. DE LA HERA
Andrea Berrotaran con la Kutxa que tendrá que hacer girar el día de Santiago. / F. DE LA HERA

Andrea Berrotaran Iridoy será este año la protagonista el día de Santiago | «El primer día ensayando estaba tan feliz que tuvieron que decirme que fuese más despacio», cuenta la joven

E.P.HONDARRIBIA.

La encargada de hacer girar la Kutxa el día de Santiago vive estos días previos con mucha emoción. Ese honor recaerá este año en Andrea Berrotaran Iridoy, que recibió la propuesta el pasado 28 de junio. No tenía la más mínima sospecha de su posible elección pero no tardó ni un segundo en aceptar un encargo que todavía está asimilando.

Esta enfermera de 24 años conoció la noticia al finalizar su jornada laboral, un día antes del día de San Pedro, cuando se hace oficial la elección. Con naturalidad, asegura que «tenía un montón de llamadas perdidas y pensaba que era la típica compañía telefónica que te llama para hacerte alguna oferta. Cuando por fin hablé con el abad mayor, me dio un subidón muy grande y enseguida dije que sí».

La proposición le pilló «totalmente por sorpresa». Al ser hija de pescador «siempre tienes esa posibilidad pero creía que este año iba a ser imposible». Andrea será la protagonista de una jornada que siempre ha tenido un significado especial para ella. «En esta época los barcos empiezan a irse más tiempo y para mí el día de Santiago es para disfrutar porque significa que mi padre vuelve a casa». Además, su abuela tuvo la oportunidad de hacer girar la Kutxa, dos años concretamente. «La historia se repite y por eso también estoy muy feliz por la oportunidad».

Su entorno, amigos y familia, están encantados con su elección pero Andrea destaca a alguien por encima del resto. «Todos en casa están emocionadísimos pero el que más lo ha expresado es mi aita, que suele ser más serio. Irradia felicidad y se le ve a kilómetros lo emocionado que está».

Los primeros ensayos

Tras el «sprint inicial» de los primeros días en lo que prácticamente ató lo más importante, el mantón o el vestido, no tardaron en llegar los primeros ensayos. «El tiempo pasa volando y no tengo demasiado con el trabajo», explica Berrotaran, que reconoce que «pensaba que iba a ser más fácil».

«La Kutxa pesa once kilos y el día de Santiago llegará hasta casi veinte», añade. «El primer día que ensayé estaba tan feliz, con música y todo, que iba lanzada y tuvieron que decirme que fuese más despacio. Estaba en el aparcamiento del restaurante Beko Errota y hasta saludaba a los que pasaban por allí». Todo está marchando a la perfección aunque la joven señala que «no me estoy llevando muy bien con la almohadilla que hay ponerse en la cabeza para cargar con el peso».

La pregunta que más tiene que responder Andrea estos días tiene que con el número de giros que le gustaría dar. «Sinceramente, no tengo nada pensado. Hay algunos ensayos en los que me va muy bien, me pongo a dar vueltas y me dicen que pare, y otros en los que me siento más cansada. Me recomiendan que llegue a un número normal, que ni muchas ni que me quede corta. Improvisaré y ya veremos».