La escuela de música pone en marcha la orquesta Txiki Sinfonik

Barandiaran, Sáenz, Silanes y Acella, en la presentación de la iniciativa Txiki Sinfonik. / F. DE LA HERA
Barandiaran, Sáenz, Silanes y Acella, en la presentación de la iniciativa Txiki Sinfonik. / F. DE LA HERA

Raffaela Acella será la encargada de guiar a los sesenta y cinco músicos | Participarán alumnos de diferentes centros y se celebrará un concierto con dos sesiones el 25 de mayo en Kultur Etxea

E.P. HONDARRIBIA.

Sesenta y cinco niños y niñas compondrán la orquesta sinfónica infantil que está preparando Hondarribiko Musika eta Dantza Eskola. El proyecto tiene como objetivo que el alumnado más joven ponga en práctica cuanto antes lo aprendido en clase.

El pasado sábado llevaron a cabo el primero de los tres ensayos previstos antes de la actuación que se celebrará el 25 de mayo en Kultur Etxea. Las 134 plazas del salón de actos estarán destinadas a los familiares de los alumnos, pero la escuela de música se está planteando la organización de un nuevo concierto abierto al público viendo el éxito de la iniciativa.

El concejal de Cultura, Juan Luis Silanes, explicó en la presentación de la propuesta que Txiki Sinfonik estará compuesto por jóvenes de entre 7 y 11 años. «Desde el Ayuntamiento estamos dispuestos a colaborar como no podía ser de otra manera y aplaudimos el trabajo tan bueno que está realizando Musika Eskola».

La directora pedagógica del centro, Esther Barandiaran, desveló que tres cuartas partes de los componentes pertenece a la escuela de Hondarribia y el resto de alumnos proviene de fuera. Destacó que se trata de una iniciativa «en la que cada uno, aportando una pequeña parte de lo que sabe hacer, ayuda a construir algo grande para el conjunto. De eso va la música en definitiva. Les servirá para ayudarse entre ellos, esperar, escucharse y ser tolerantes, porque hay veces que las cosas no salen a la primera».

Trabajo en equipo

El proyecto contará con la participación de estudiantes de otros centros para contar con violas, contrabajos, trompas o fagots. «Nos apetecía abrirnos al exterior», apuntó el jefe de estudios del centro, Xabier Sáenz. El profesor se mostró «encantado de poner en marcha esta nueva idea» y de colaborar con Raffaela Acella, que será la encargada de guiar a los jóvenes músicos.

La profesora de violín del Conservatorio de Irun manifestó estar «muy agradecida» por la oportunidad de trabajar con alumnos tan jóvenes, y subrayó que la orquesta no estará compuesta únicamente por instrumentos de cuerda. «La novedad es que también habrá una parte sinfónica, lo que quiere decir que habrá instrumentos de viento. Es lo que más llama la atención, porque es fácil encontrar propuestas de este tipo en otras escuelas en las se trabaja solamente con orquestas de cuerda».

El primer ensayo tuvo lugar el pasado sábado. Los dos siguientes se celebrarán los días 11 y 18, en Kultur Etxea y abiertos al público. Preguntada por esa primera toma de contacto, Acella contó que «es un trabajo muy emocionante para mí, personalmente me apasiona ver la reacción de los alumnos cuando están tocando en conjunto».

«No se trata solamente de estudiar una partitura en casa, es mucho más que tocar bien las notas que le corresponden a cada uno», aclaró Raffaela. «Es una tarea que tienen que llevarla al conjunto y compartirla con el resto de compañeros. Tienen que ser pacientes y solidarios y darse cuenta de lo imprescindible que es que hagan bien lo suyo, porque de lo contrario afecta al conjunto».