Las cuadrillas, protagonistas del Arrantzale eguna de Hondarribia

Elektropatxaranga llenó de buen ambiente La Marina hasta al anochecer, antes de los conciertos de Huntza y Puro Relajo. / F. PORTU
Elektropatxaranga llenó de buen ambiente La Marina hasta al anochecer, antes de los conciertos de Huntza y Puro Relajo. / F. PORTU

La comida popular para jóvenes de la Benta y el homenaje a los mayores en el Ardora centraron la jornada | La oferta festiva de Hondarribia también incluyó sokamuturra, la Elektropatxaranga, parque infantil o las actuaciones de Huntza y Puro Relajo

E.P.HONDARRIBIA.

Los días festivos no han hecho mella en los hondarribitarras, que ayer volvieron a salir a la calle para disfrutar del Arrantzale eguna. La jornada comenzó algo fría y lluviosa, pero la climatología no fue obstáculo para que al mediodía, a la hora de la sokamuturra, La Marina ya estuviese repleta de gente con pañuelos azules y blancos.

Las vaquillas llegadas desde Bergara resultaron el aperitivo ideal antes de que se celebrasen las dos comidas populares previstas en el programa. La que tuvo lugar en la Benta, para los jóvenes, contó con la presencia de ciento un comensales, que degustaron un menú compuesto por fritos, langostinos cocidos, paté y ensalada mixta. Tras el sorbete, el banquete continuó con cordero al chilindrón y tarta de hojaldre.

No se queda atrás la carta que prepararon en el Ardora para nada más y nada menos que trescientos cincuenta asistentes. Con el inicio previsto para las dos y media, la carta incluyó ensalada templada, gambones, crepe de txangurro, rape a la parrilla, solomillo ibérico y tarta. La sobremesa estuvo amenizada, como es costumbre, por Basajaun Taldea y su amplio repertorio de canciones perfectas para bailar.

Juan Mari e Inaxio se encontraban en la cafetería del polideportivo tomando algo antes de entrar al comedor. Charlaban distendidamente. «Tengo 82 años, no sé la cantidad de veces que he venido a esta comida», reconocía el primero. «Creo que desde que me jubilé». Juan Mari destacaba «el buen ambiente» que se crea en el evento. «Es por lo que vengo, casi ni como. Todos los que nos juntamos aquí somos conocidos y paso el rato hablando con unos y otros». Sobre la música de después, comentaba que «prefiero escuchar, no bailo desde que me casé», y aprovechó para felicitar al Ayuntamiento por la iniciativa. «Hay muchas personas mayores que salen poco de casa y esta comida les hace moverse».

El día también contó con el parque infantil gigante, que se trasladó al Jostaldi por el mal tiempo de la mañana, y la actuación de Elektropatxaranga, que partió desde la Benta a las 17.00 para amenizar el centro de la ciudad hasta el anochecer.

El programa se cerró con dos alternativas musicales. La de Arma Plaza, a cargo de Puro Relajo, estuvo repleta de clásicos mexicanos y euskaldunes. El concierto de la Benta, a rebosar, corrió a cargo de los guipuzcoanos Huntza.

Temas

Jaiak