El concurso de pintura al aire libre de Emeki tuvo menos cuadros pero mantiene la calidad

Los cuadros quedaron expuestos en Gipuzkoa Plaza para la deliberación del jurado y para que los vieran los interesados. / F. PORTU
Los cuadros quedaron expuestos en Gipuzkoa Plaza para la deliberación del jurado y para que los vieran los interesados. / F. PORTU

La coincidencia con otros certámenes hizo bajar la participación en la edición número 26. A Eibar, Bilbao y Bergara fueron los tres primeros premios y el accesit se lo llevó la irundarra Susana Ferreira

I.A.HONDARRIBIA.

Hace pocos años, el concurso de pintura al aire libre que organiza Emeki Elkartea conseguía reunir a casi medio centenar de pintores pero la participación ha ido cayendo y en la vigesimosexta edición celebrada el domingo hubo 21 cuadros.

Leire Míguez, vicepresidenta de Emeki, señala que «había otros concursos en Santander y en Cintruénigo, por lo que la gente que suele presentarse tenía que elegir. Es verdad que hemos tenido menos participantes que los últimos años, pero más que con eso me quedaría con la calidad de las obras. Y entre otros ha participado también Judas Arrieta, lo que le da más categoría al concurso».

El hondarribitarra no pudo llevarse ningún premio, que se marcharon lejos, salvo en el caso del accesit. Este, que se traduce en un vale de 100 euros en Atrezzo y en productos de Done Pedro Kontserbak, fue para la irundarra Susana Ferreira, quien reconoció que «es el único concurso de este tipo en el que participo y lo hago habitualmente, siempre que puedo».

Para ella suponía una ventaja conocer la ciudad. «Ya tenía pensado de antes pintar la calle Mayor. Siendo de aquí, sabes cómo es el sitio, donde ponerte...». Aprovechó bien las pocas horas que tenía para transformar un lienzo en blanco en un cuadro que recogiera un lugar de Hondarribia, como apuntan las bases del concurso.

Primer premio, hacia Eibar

En cuanto a los pintores que ocuparon el podio tras la decisión del jurado compuesto por Javier Sagarzazu, Sara Otaño, Marijo Noain, Isabel Arrillaga y Susana Zaldivar, los tres tenían premios anteriores en este concurso, incluso en varias ocasiones.

Es el caso de Eduardo Oroz, de Etxauri pero que vive en Eibar y que eligió este concurso porque «a diferencia de otros, éste especifica en las bases que no se puede trabajar sobre fotografías y eso me parece bueno». Le gustan los concursos rápidos y cree que «si tuviera más tiempo quizás estropearía el cuadro. Queda mejor así, suelto. Que medio se ve, medio no se ve».

Eligió la zona de Gernikako Arbola porque «aparqué por ahí y, al pasar, me gustó el contraste que había entre ese magnolio grande y las sombrillas». Como ganador, se adjudicó 1.000 euros.

700 se llevó la bilbaína Leticia Gaspar, que fue a buscarlos más lejos, a la calle Santiago. Según ella, «delante todo parecía como de postal pero detrás era más auténtico, me gustó el sitio». Ella también es «habitual de estos concursos y éste me gusta más porque tienes más tiempo. En otros para el mediodía ya hay que entregar». En Hondarribia tienen entre seis y nueves horas, según cuánto tarden en sellar y en entregar los cuadros.

El tercer premio, dotado con 500 euros, fue para el bergararra Juan José Altuna, que selló su lienzo en Emeki y lo pintó a muy pocos metros. «En parte por comodidad y en parte porque cualquier sitio es especial y bonito para pintar». Hace poco se impuso en el prestigioso Certamen Nacional de Pintura de Calahorra.