AYUDA PARA MOZAMBIQUE

Comida solidaria. El pasado sábado se celebró en la sociedad Klink una nueva cita benéfica, esta vez a favor de la ONG Munduko Begiak. /  FOTOS FLOREN PORTU
Comida solidaria. El pasado sábado se celebró en la sociedad Klink una nueva cita benéfica, esta vez a favor de la ONG Munduko Begiak. / FOTOS FLOREN PORTU

La sociedad Klink celebró el pasado sábado una nueva comida solidaria, esta vez en beneficio de la ONG Munduko Begiak |

ANIA M. SEISDEDOS

Con el objetivo de llegar a los países más pobres, donde no hay recursos ópticos ni oftalmológicos pero los problemas y patologías oculares son muy frecuentes, nació en 2001 la ONG Ojos del Mundo (Munduko Begiak). Los voluntarios que la componen se desplazaron aquel primer año a los campamentos de refugiados saharauis de Argelia, para realizar un proyecto asistencial de ayuda humanitaria a la población desplazada. Allí han seguido trabajando hasta nuestros días, si bien la entidad ha expandido su labor a otros países como Bolivia, Mozambique y Mali.

Entre quienes dedican parte de sus vacaciones a viajar con la ONG se encuentra la hondarribitarra Nagore Arbelaiz, que en octubre de este año se desplazará por quinta vez a Argelia durante dos semanas. Es el tiempo que suelen durar las comisiones médico-quirúrgicas de Munduko Begiak, en el que los oftalmólogos voluntarios realizan cerca de 150 intervenciones, principalmente de cataratas. Cuentan, para ello, con el apoyo de varios ópticos que hay en los campamentos, que previamente identifican a las personas que podrían ser operadas.

Más allá de los viajes que realizan, los voluntarios que componen la ONG Munduko Begiak continúan trabajando activamente desde España en pro de la entidad. Es el caso de Nagore, ya que gracias a ella este año se ha vuelto a celebrar una comida solidaria en la sociedad Klink a favor de la organización.

Esta tuvo lugar el pasado sábado y contó con la asistencia de 125 personas. Entre ellas se encontraban Josema Nogueras, Andrés Castela y Gabriel Olazabal -organizadores del encuentro-; las pintoras Susana Ferreira, Kontxi Gutierro, Arantza Solórzano, Maria José Loidi y Helena García; Joaquín Tamargo, socio de Klink, junto a su esposa, Pilar Arruegu; la poetisa Rosa Gómez con Eduardo Basterrechea; el matrimonio Sodupe acompañado por Maritxu Gaztelumendi; Imanol Garmendia -impulsor de la prueba Beñat Elzo- junto con Edurne Nogueras y Tzane Carrillo en compañía de su marido, el tenor José Mari, y de Juanmi Urtizberea y Josebe.

También Alberto Baztán, Inés Sanzberro, Mari Jose Aseguinolaza, Karmele Echeverria, Miguel Tobar junto a Pili Antoñana, Rosa Gascón acompañada por Felipe Martínez, Alicia Gortari junto con José Ignacio Aramburu y los dantzaris de Meakako Adixkideak -encabezados por Félix G. Lomillo-.

De la ONG Munduko Begiak, además de Nagore -que estuvo acompañada por su familia-, acudieron Miren Rodríguez -coordinadora de Euskadi-, Kike Otaegui -delegado de Gipuzkoa- y los voluntarios Karmele Lasa, Isa Chivite, Xaulo Otaegui, Iñaki Ganuza, Eli Elizondo y Antón Aguirre. Con ellos se encontraban varios colaboradores de la entidad como Mari Paz Irigoien, Elvira García, Margarita Urdaniz, Amaia Sarachu, Kerman Arandia, Marina Rodríguez, Klaudia Iribar y Marije Manterola.

Hasta Klink se acercaron además los músicos Txomin Artola y José Antonio Larrañaga 'Urko'. Este último interpretó la canción 'Donostiako Iru Damatxo' y, después, acompañado por el grupo musical solidario Remember que dirige Antonio Estévez, el 'Guk euskaraz'.

Gracias a la aportación de todos ellos, así como a la colaboración de los habituales proveedores, se recaudaron 4.670 euros, con los que la ONG podrá obtener un biómetro para Mozambique. «Es este un aparato imprescindible para realizar cirugías de catarata, ya que a quienes se les interviene a causa de esta dolencia se les debe poner dentro del ojo una lentilla, cuya medición se realiza con el biómetro. El que tenían hasta el momento era viejo y no era preciso, por lo que tras la operación muchos tenían todavía dificultades para ver. Y teniendo en cuenta que en esos países el acceso a las gafas es prácticamente nulo, no se les solucionaba del todo el problema», explicó Nagore.

La ayuda de Hondarribi llegará, por tanto, hasta África. Respecto a las comidas benéficas de Klink, la próxima tendrá lugar el 31 de julio y será a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer.

bidasoandv@gmail.com