Abierta la carretera al faro de Higuer, en Hondarribia, tras 8 meses de obras

Abierta la carretera al faro de Higuer, en Hondarribia, tras 8 meses de obras

Ha quedado reparada la inestabilidad del acantilado tras una inversión de 2,4 millones de euros

EL DIARIO VASCO

La carretera al faro de Higuer, en Hondarribia , ha quedado reabierta al tráfico este lunes, una vez reparada la inestabilidad del acantilado tras unas obras que se han prolongado durante ocho meses y cuyo presupuesto ha ascendido a 2,4 millones de euros.

El coste de los trabajos, que han incluido la construcción de nuevos muros y el refuerzo de los existentes, así como la estabilización de los estratos del acantilado y la colocación de mallas metálicas reforzadas, entre otros, ha sido financiada a partes iguales por la Diputación de Gipuzkoa, el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Hondarribia.

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha visitado este lunes el tramo de la GI-3361 que conduce al faro de Higuer que la obra ha sido «compleja» porque se han llevado a cabo trabajos sobre el propio acantilado. Ha destacado que la obra ha discurrido según lo previsto y se ha ajustado al presupuesto, ha informado la institución foral en un comunicado.

Oiarbide ha explicado que la «mala climatología y los diferentes desprendimientos de tierra» registrados han llevado a una «dilatación de los plazos previstos».

Durante las obras el tráfico se ha redirigido mediante la carretera que sube desde del paseo Ramón Iribarren y desde el puerto.

Ha destacado que los problemas «venían de lejos» pero ha sido en esta legislatura cuando se ha otorgado un «carácter prioritario» a la obra en la que han colaborado la Dirección de Puertos y Asuntos Marítimos del Gobierno Vasco, el consistorio de Hondarribia y el Departamento de Infraestructuras de la institución foral guipuzcoana.

El viceconsejero de Infraestructuras y Transporte, Antonio Aiz, ha resaltado la importancia de la colaboración interinstitucional para resolver este tipo de problemas, teniendo en cuenta la «pequeña escala de los puertos vascos con ámbitos de titularidad integrados en entornos urbanos».

El alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, ha destacado que los trabajos eran necesarios para la ciudadanía, «sobre todo para los vecinos de Iterlimen y Lugorri», y ha resaltado que se han llevado a cabo «con gran precisión», «más si cabe, teniendo en cuenta el duro invierno» que ha padecido el territorio guipuzcoano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos