La Diputación aprueba el convenio de la regeneración del espacio ferroviario de Irun

La Diputación aprueba el convenio de la regeneración del espacio ferroviario de Irun

Se suma a Adif, ETS y el Ayuntamiento para activar el proyecto llamado a transformar un espacio degradado de 58.000 metros cuadrados

GAIZKA LASA

Va quedando menos para que se active la regeneración urbanística del entorno ferroviario de Irun. El papeleo previo, al menos, así lo pronostica. Las instituciones implicadas en el proyecto van firmando el convenio que atribuye a cada una de ellas su responsabilidad. Este martes ha sido la Diputación de Gipuzkoa. Su Consejo de Gobierno aprobó el documento que establece las tareas a realizar para reconvertir el suelo ferroviario abandonado en suelo para usos mixtos que puedan ser disfrutados por los vecinos de la ciudad: viviendas, comercio, sector terciario, empresas o negocios vinculados a la innovación.

Adif dio el visto bueno al convenio la primera semana de agosto, paso clave por ser la entidad dependiente del ministerio de Fomento la propietaria de la mayoría de los 58.000 metros cuadrados objeto de regeneración situados en la antigua zona de la Aduana. Euskal Trenbide Sarea (ETS) aprobó asimismo el texto en su consejo de administración de julio y solo falta para sumarse al pacto el Ayuntamiento de Irun. Lo hará el viernes en su Pleno. Después de la aprobación interna de cada una de las partes, la previsión es la de realizar una firma pública conjunta en las próximas semanas como pistoletazo de salida del macroproyecto.

En el convenio cataloga como «susceptibles de liberación» un total de 33.888 metros cuadrados y explicita el objetivo de «lograr una mejora sustancial en la ordenación de este espacio con nuevos usos de carácter residencial, de actividades económicas y de zonas verdes y equipamientos, que permitan la unión y articulación con la trama urbana y la ampliación del espacio central de la ciudad, así como la mejora en la movilidad». El documento también recoge como objetivo «estudiar la adaptación de las actuales instalaciones ferroviarias a las necesidades futuras derivadas de la llegada de la alta velocidad a la ciudad de Irun, especialmente la implantación de la Nueva Estación Internacional de alta velocidad de Irun».

El convenio distribuye funciones. ETS se compromete a realizar los estudios técnicos y económicos de las actuaciones que permitan un posible soterramiento del Topo y, en todo caso, una mayor permeabilidad del trazado del ferrocarril, con el fin de mejorar la movilidad del entorno. Al Ayuntamiento de Irun le corresponde tramitar la modificación del Plan General de Ordenación Municipal, así como el desarrollo de la actividad de ejecución urbanística. Adif redactará los proyectos constructivos de las obras de carácter ferroviario necesarias para liberar suelos y adecuar las instalaciones para mantener la funcionalidad del servicio de tren. También ejecutará dichas obras.

En cuanto a la Diputación, queda obligada a mejorar la intermodalidad de sus infraestructuras –carreteras sobre todo– con los sistemas de transporte ferroviario y de autobuses que se implanten en Irun. Pero además, desde su departamento de Promoción Económica, colaborará en la implantación en la zona regenerada de actividades económicas relacionadas con la innovación y las nuevas tecnologías.

Tras la aprobación, el portavoz foral Imanol Lasa destacó que este proyecto «transformará de lleno el centro urbano de Irun, mejorando la calidad de vida de la ciudadanía desde el punto de vista de la vivienda, el empleo, las zonas verdes y equipamientos, y la movilidad». La diputada foral de Movilidad, Marisol Garmendia, por su parte, subrayó que el proyecto supondrá «la regeneración de un espacio degradado en el corazón de Irún y su recuperación pública para la ciudadanía a través de diferentes usos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos