Condenados a penas de entre 2 y 6 años los acusados de traficar en la comarca del Bidasoa

Audiencia provincial de Gipuzkoa. /dv
Audiencia provincial de Gipuzkoa. / dv

AGENCIAS

Cuatro traficantes de droga que se dedicaron a la distribución de cocaína, cannabis, MDMA y anfetaminas durante un año en las localidades de la comarca del Bidasoa han sido condenados este lunes a penas que oscilan entre los dos y los seis años de prisión.

Los procesados, tres de ellos de origen magrebí y un cuarto de nacionalidad española, estaban procesados por un delito contra la salud pública y por otro de integración en grupo criminal, ya que la Fiscalía les acusaba de formar parte de una banda dedicada al narcotráfico.

Sin embargo, durante la vista por estos hechos celebrada en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, los inculpados han reconocido los hechos y el Ministerio Público ha accedido a retirar su acusación por integración en grupo criminal.

De esta manera, los cuatro se han conformado con penas de seis años, cuatro años y medio, tres años y medio, y dos años de prisión respectivamente, según su distinta implicación en los hechos

Los hechos tuvieron lugar entre el 25 de octubre de 2016 y el 3 de octubre de 2017, período durante el que los acusados desarrollaron, una actividad de «distribución de sustancias estupefacientes y psicotrópicas en el entorno de sus respectivos domicilios» situados en Irun y Hondarribia.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso EFE, uno de los acusados «ocultaba» en una vivienda de Irun, que tenía arrendada, 670,71 gramos de cocaína neta con la intención de distribuirla «en el mercado ilícito de drogas» y valorada en 181,246 euros.

Asimismo, disponía de 31.935 euros en efectivo «procedentes de la citada actividad ilícita», así como de dos básculas de precisión, distintos útiles para la dosificación de sustancias y dos teléfonos móviles «utilizados para las comunicaciones de los contactos relacionados con la distribución de droga».

Este varón utilizaba un Audi A3 que, aunque no estaba a su nombre, había sido adquirido «con las ganancias» del tráfico de drogas y era empleado para «los desplazamientos relacionados» con esta actividad.

En el registro practicado en el domicilio de otro inculpado, también en Irun, la Policía se incautó de 83,07 gramos de cocaína neta, valorada en 22.444 euros, además de 5.710 euros en efectivo obtenidos mediante el narcotráfico, dos básculas de precisión y útiles para la dosificación.

Además fue intervenido un turismo, Citroen Xsara, que tampoco estaba a su nombre pero que era empleado también para la citada actividad ilícita.

En esta misma operación, también fue arrestado su hijo, quien igualmente «participaba en la distribución de droga, encargándose de la preparación y de la entrega material de las dosis de cocaína en los términos indicados por su padre».

Finalmente, en la vivienda que el cuarto procesado tenía en Hondarribia, los agentes descubrieron 674 gramos de resina de cannabis, 406 gramos de MDMA y 583 gramos de anfetaminas, valorados en su conjunto en 145.881 euros.