En vigor la nueva ayuda EmanZipa para la vivienda en alquiler para jóvenes

A.D.C. BAZTAN-BORTZIRIAK.

El Departamento de Derechos Sociales ha recibido en estos diez primeros días del año, y tras entrar en vigor el día 1 de enero, 80 solicitudes de reconocimiento del derecho subjetivo a la vivienda en su modalidad joven o programa EmanZipa, que supone recibir una ayuda de hasta 250 euros mensuales para el pago del alquiler de vivienda.

La Ley recientemente aprobada regula una prestación económica para facilitar el pago de una vivienda en arrendamiento, que se concreta en un impuesto sobre la renta negativo mediante una deducción en la cuota diferencial.

Esa prestación tiene dos modalidades: una vinculada a la necesidad de alcanzar la emancipación, dirigida a las personas jóvenes y con un carácter temporal de tres años, el llamado programa EmanZipa, y otra vinculada a la insuficiencia de recursos económicos para financiar el acceso a una vivienda, con carácter permanente en el tiempo en tanto en cuanto se sigan cumpliendo los requisitos, denominado programa DaVid.

Requisitos comunes

Solo podrán acogerse a estos programas quienes estén empadronados en Navarra y cuenten con ingresos mínimos de 3.000 euros y tengan bienes y derechos por importe inferior a 90.000 euros. Además es requisito no ser titular de vivienda ni haber transmitido alguna vivienda en los últimos cinco años (salvo aquellas que hubieran generado ingresos inferiores a 90.000 euros).

Entre otros aspectos además, es necesario no tener parentesco con la parte arrendadora, una renta máxima de la vivienda de 650 euros mensuales y una renovación anual de la deducción, a conceder en función de seguir cumpliendo o no los requisitos.

EmanZipa

EmanZipa tiene como destinatarias a personas con edades comprendida entre 23 y 30 años, a 31 de diciembre de cada año. EmanZipa solo se puede solicitar de manera telemática. No exige inscripción previa en el Censo de solicitantes de vivienda protegida gestionado por NASUVINSA. La duración máxima de la ayuda es de tres años, que pueden ser no consecutivos. Los ingresos máximos a cumplir por parte de la persona inquilina son 20.000 euros, o 30.000 euros en el caso de unidades familiares de dos o más miembros y se permite compartir vivienda.