Los vecinos piden «una N121A más segura»

Los vecinos se concentraron ayer para pedir cambios en las propuestas del Gobierno. / A.D.C.
Los vecinos se concentraron ayer para pedir cambios en las propuestas del Gobierno. / A.D.C.

No están de acuerdo con las obras que plantea realizar el Gobierno de Navarra, «que crearán más puntos complicados»

ALICIA DEL CASTILLO MALERREKA.

«No vemos bien que sin abrir un proceso de participación, sin pedirnos nuestra opinión ya que somos los principales usuarios de la carretera N-121-A, sin tenernos en cuenta, hayan diseñado unas obras que se verán bien sobre el papel, pero que a pie de vía vemos que tendrán unos resultados peligrosos». Amets Inda, alcaldesa de Sunbilla y Santi Uterga, de Doneztebe, lo ven claro.

«Y no entendemos que no se tenga en cuenta un proyecto aprobado en 2012 y en el que se contemplaba realizar a la entrada de Sunbilla una salida y entrada a la localidad a diferente nivel», decían. Lo hacían a pie de carretera, mientras el tráfico circulaba a bastante más velocidad que los 70 kilómetros por hora que marca la señalización en ese punto. «Es un tramo complicado y más con la gran cantidad de camiones. Es la salida del túnel, hay bastante pendiente y una curva... lo que hace que prácticamente todas las semanas se registren accidentes de chapa, que como son sin heridos graves, no trascienden».

Expropiaciones

La solución de 2+1 que plantea el gobierno para la N-121-A no gusta a muchos. «Está bien para una carretera secundaria con poco tráfico, pero no para una vía como esta, con tanta circulación». En Sunbilla la remodelación de la carretera en este punto afectará de forma directa a unas 160 personas, y a parte tendrán lugar bastante expropiaciones. «Son vecinos que viven en caseríos y que van a tener que recorrer una media de seis kilómetros más cada vez que quieran ir al pueblo, por ejemplo».

Las actuales intersecciones con forma de oreja que permiten cambios de dirección cruzando la calzada se van a sustituir por distintas soluciones. La mayoría contempla un carril central desde el que se realizará un stop, para después poder girar. «Pero tal y donde se plantean, dificultarán mucho el día a día de los usuarios y además, nos parecen peligrosas».

Las obras contemplan la desaparición de las dos intersecciones actuales antes del túnel de Sunbilla dirección a Irun. «Las quieren sustituir por una, con carril central para poder girar, entre la ITV y la gasolinera, con lo cual no solucionan el problema para entrar y salir de la ITV que existe en la actualidad y los vehículos tendrán que desplazarse hasta Doneztebe para girar dirección a Irun o hasta después del túnel, en el caso de los que vayan en dirección a Doneztebe una vez que hayan salido de la Inspección».

Después del túnel también se cambiaría esa intersección y se pondría un STOP central. «Pero tal y como se plantea, los vecinos de los caseríos tendrán que desplazarse hasta el siguiente cruce, el de la escultura, para poder digirse hacia Sunbilla o Doneztebe. Son tres kilómetros primero en una dirección, para después volver sobre sí mismos por el otro carril».

Tanto por parte de los ayuntamientos como de distintos vecinos se han presentado alegaciones a este proyecto. El Gobierno de Navarra quiere acometer las obras a medida que vaya teniendo presupuesto y ha dividido toda la carretera en cinco tramos que se adjucidarán de forma independiente. «Pero si no tienen presupuesto, qué más les da. Hazlo seguro, aunque vaya a salir algo más caro», afirman.