«Los túneles de Belate siguen sin ser seguros a pesar de las obras»

Entrada al túnel de Belate desde la boca sur. /  A.D.C.
Entrada al túnel de Belate desde la boca sur. / A.D.C.

Distintos ayuntamientos están aprobando mociones para pedir que se restrinja el tráfico a vehículos pesados en tránsito

ALICIA DEL CASTILLO BAZTAN-BORTZIRIAK.

Tras la reapertura de los túneles de Belate y Almandoz después de las obras llevadas a cabo en su interior durante gran parte del pasado año, distintos ayuntamientos de la comarca han aprobado en sus plenos mociones en las que piden al Gobierno que se tomen medidas, como restringir el tráfico a vehículos pesados por la carretera N-121-A.

Una de esas voces críticas es Mikel Uriarte, vecino de Olabe -en plena N-121-A-, bombero de profesión en el Parque de Oronoz y uno de los participantes en la Comisión de seguimiento que se puso en marcha mientras duraron las obras.

«El Departamento de Obras Públicas de Navarra, no parece que quiera facilitar los nuevos informes de seguridad de estos dos túneles. Ya han pasado tres meses desde la reapertura, y a pesar de que se les han pedido en dos ocasiones, no llegan a manos de los representantes municipales», critica. Esos informes «reflejarían el nuevo nivel de seguridad establecido para estas infraestructuras después de las obras». Recuerda que los anteriores, de 2015, «determinaron un alto nivel de peligrosidad para ambos túneles».

Iriarte afirma que «siguen sin ser seguros. Las obras apenas han rebajado su alto nivel de peligrosidad, que sigue creciendo según aumenta el número de camiones que los transitan».

Más camiones, más peligro

En el caso de Belate «su seguridad sería aceptable si se rebajase el número de camiones que lo atraviesan», pero recuerda que actualmente pasan por ellos diariamente una media de 3.500 vehículos pesados (1.000 camiones más que en el año 2014). De estos, unos 2.500 son camiones de transporte de mercancías 'de paso', que no tienen origen ni destino en la comarca».

Las nuevas normativas de seguridad para túneles europeos surgieron «a raíz de la gran cantidad de personas que perdieron la vida en incendios producidos por vehículos pesados, ya que 70 personas fallecieron en tan solo 4 incendios». Y recuerda, que debido a la pronunciada pendiente de su acceso, «en los túneles de Almandoz y Belate son frecuentes los incidentes que se producen por el sobrecalentamiento de los motores de camiones. Después del incendio de 2011 en el interior del túnel de Belate, otros cinco trailers han ardido muy cerca de las bocas de entradas de estos túneles. Anualmente, en sus interiores se producen una media de cuatro conatos de incendio».

El volumen de humos producido por el incendio de un camión dentro de un túnel es capaz de provocar consecuencias catastróficas. «La muerte por asfixia es cuestión de segundos. Los túneles de Belate y Almandoz no tienen salidas de emergencia. El Gobierno no puede eludir este riesgo y debe de alguna manera reducir el alto nivel de peligrosidad de estos túneles. Estudios del año 2015 indicaron que sería suficiente el desviar a la A-15 el volumen de camiones 'de tránsito' para establecer un nivel de riesgo asumible en el túnel de Almandoz, y reducir muy notablemente el de Belate».

También recuerda que «no se han hecho campañas de divulgación sobre qué hacer en caso de incendio en el interior de los túneles ni se ha actualizado el Plan de Emergencias para túneles de Navarra» y el plazo marcado por la Directiva Europea para procurar un buen nivel de seguridad en estos túneles es abril de 2019. Recuerda que en casos de emergencia «la primera respuesta la da el personal de la empresa que gestiona los túneles desde el Centro de Control de Belate, pero no cuentan con equipos de primera intervención, por lo que se espera hasta la llegada de los primeros servicios de emergencia públicos. En este caso, el tiempo de respuesta de éstos (Bomberos de Oronoz), es excesivamente largo, por encima de los 20 minutos».

 

Fotos

Vídeos