Tradición en las palomeras

Los lanzadores de paletas de ambas localidades./TELLETXEA
Los lanzadores de paletas de ambas localidades. / TELLETXEA

Etxalar y Sara renovaron el acuerdo con el que conservan la ancestral modalidad de la caza de palomas con redes

A.D.C.ETXALAR.

Etxalar celebró ayer la fiesta en la que se rememora el acuerdo que mantienen esta localidad navarra y la vecina Sara por la ancestral tradición de la caza de paloma con redes. Aún faltan un par de semanas para que comience la temporada y las redes aún no se han colocado, pero en la jornada se pudo disfrutar con diversas actividades.

La fiesta, que tiene lugar en el alto de Lizaieta, en Etxalar, comenzó celebrarse en 2012, con el objetivo de recordar el acuerdo rubricado el año anterior entre los ayuntamientos de Sara y de Etxalar. Esta modalidad cinegética se desarrolla tanto en terrenos comunales de Sara, donde se sitúan las 'trepas' o torres que utilizan los palomeros, como del municipio navarro, donde se ubican las redes, aunque también se utilizan terrenos privados.

Por la mañana hubo exposición y venta de productos de artesanía, así como demostración participativa de realización de paletas, hinchables, música y talos. Además, se disputó un partido de pelota de la antigua modalidad 'botaluze' y también la quinta edición del campeonato mundial de lanzamiento de paletas, que en esta ocasión ganaba Sara. Se trataba de lanzar las tradicionales paletas, unas herramientas que recuerdan a las de ping-pong y que en este caso se utilizan en la temporada de caza para intentar que las palomas bajen a tierra al confundirlas con el vuelo de halcones.

Pasado el mediodía los alcaldes de ambas localidades firmaban el acuerdo con la presencia de la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez. La mañana comenzaba algo nublada y lluviosa, por lo que el zikiro, para 300 personas, se tuvo que asar bajo un improvisado cubierto.