Las técnicas de bioingenería utilizadas en el Bidasoa se dan a conocer en una jornada para la restauración fluvial

Río Bidasoa a su paso por Endarlatsa. / A.D.C.
Río Bidasoa a su paso por Endarlatsa. / A.D.C.

Esta semana más de un centenar de profesionales se dieron cita dentro del proyecto 'H20gurea'

A.D.C. BAZTAN-BORTZIRIAK.

Más de un centenar de profesionales y personal técnico de Navarra, Euskadi, Aragón, Asturias y Comunidad dy Pays Basque participaban esta semana en Pamplona en una jornada sobre soluciones de bioingeniería para la restauración fluvial de los ríos de la cuenca cantábrica. Organizada en el marco del proyecto europeo 'H2O Gurea' para la gestión transfronteriza de los ríos Urumea, La Nivelle y Bidasoa. La cita tenía como objetivo la coordinación de las administraciones de Navarra, Euskadi y Communauté d´agglomération Pays Basque para establecer estrategias que contribuyan a mejorar la gestión del territorio fluvial.

La bioingeniería emplea el material vegetal como principal elemento de construcción y regeneración del paisaje. Actúa desde una visión integrada, que no renuncia al dinamismo fluvial, al río como ente vivo que evoluciona. En palabras de la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García Balaguer, la celebración de estas jornadas «es un paso más en la aplicación de estas técnicas y que así se puedan plantear nuevas soluciones a las presiones e impactos en los ecosistemas fluviales que han causado un deterioro ecológico y ambiental y con él, el alejamiento del hombre y de la mujer del río».

En la jornada participaban los socios del proyecto 'H20gurea', representantes de entidades locales, personal de las Confederaciones Hidrográficas del Ebro y del Cantábrico, junto con empresas y profesionales del sector de la bioingeniería en el ámbito fluvial.

La ponencia principal corría a cargo de una de las máximas expertas en la materia, Paola Sangalli, presidenta de la Federación Europea de Bioingeniería del Paisaje. Sangalli explicaba que la bioingeniería del paisaje interviene desde una visión integrada. «Es un motor que acelera los procesos naturales de recuperación de la vegetación de ribera, la estabilización de los márgenes y la regeneración de los hábitats fluviales».

Personal técnico del Gobierno de Navarra, la Communauté d´Agglomération PaysBasque, de Diputación Foral de Gipuzkoa y de la Agencia Vasca del Agua explicaban algunos proyectos piloto de restauración utilizando distintas técnicas de bioingeniería como muros Krainer, muros verdes o troncos en los lechos, con el objetivo de valorar la mayor o menor oportunidad de utilizarlas en los ríos de la vertiente cantábrica, en función de sus características.

Jose Ignacio Bergara, de la Sección de Restauración de Ríos y Gestión Piscícola del Gobierno de Navarra explicaba los trabajos realizados en Arraioz en el río Baztan. «Se ha estudiado un tramo casi de un kilómetro de río y se ha decidido emplear ocho técnicas distintas. Dos de ellas muy novedosas en nuestro territorio como son 'estrato vivo' y 'cepillo vivo'. Nunca se había puesto en práctica hasta el momento en estas cuencas».

Proyecto 'H2O Gurea'

Este proyecto de gestión compartida de las aguas transfronterizas engloba cinco caudales principales: Bidasoa, Urumea, Oria, Urdazuri y Araxes. Este proyecto está financiado con un 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Operativo de Cooperación España Francia Andorra (POCTEFA 2014-2020). Los seis socios cuentan con un presupuesto total de 3.744.733 euros, de los que 375.086 corresponden al Gobierno de Navarra a través de GAN.

El plan empezó a andar en la primavera de 2016 y está previsto que finalice en mayo de 2019. Para entonces tienen dos objetivos centrales que cumplir: construir una visión del conjunto de las cuencas transfronterizas y actuar para alcanzar los objetivos impuestos por la legislación europea.

 

Fotos

Vídeos