El pintor Xabier Soubelet regresa a Arizkunenea con '30 años después'

Xabier Soubelet ante parte de su obra./
Xabier Soubelet ante parte de su obra.

Su obra, dentro de esta muestra antológica, se podrá ver en Elizondo hasta finales de abril

A. D. C. BAZTAN.

La Casa de Cultura Arizkunenea de Elizondo acoge desde hoy y hasta el 25 de abril una exposición antológica del pintor baztandarra Xabier Soubelet. La muestra '30 años después', se podrá visitar todos los días en horario de 19.00 a 21.00 horas y durante la Semana Santa de 12.00 a 14.00 horas y de 19.00 a 21.00 horas.

El estilo de Xabier Soubelet ha evolucionado con el tiempo y lo que él mismo llama 'Abstrootism' se ha impuesto definitivamente. Se trata de un estilo abstracto con un toque figurativo, que vuelve el cuadro en paisaje. A la composición de Cezanne heredada de su maestro Joxe Mari Apezetxea, se le han añadido la libertad de Matisse, el color de Gaughin, de Van Gogh y de los fauvistas, asi como la abstracción de todos expresionistas abstractos tanto europeos como americanos.

Entre los primeros se pueden subrayar Nicolas de Stael, Esteve, Soulages, los hermanos Van Velde, Schneider, Poliakoff y en los segundos a De Kooning, Joan Michell, Rothko, De Staell o Grace Hartigan.

La mayoría de los cuadros son abstro figurativos, con toques de realismo dentro de una abstracción dominada y dirigida por el color. Este mismo color es la base del dibujo de Xabier, color cada vez más puro, más vivo. En resumen, más primario.

Sus pintores preferidos son Matisse y Derain y, cómo no, la síntesis de Cezanne por su composición, y de Van Gogh por su libertad y color. Se podría decir que el expresionismo aleman ha ganado la paleta de Xabier para transformarse en un expresionismo abstracto vasco. Abstraicismo es la palabra compuesta con abstracto y de raíz, abstrofigurativo identitario. «Resume mi pintura que tiende hacia el abstracto, pero siempre tendrá un elemento, por pequeño que sea, que lo vuelva figurativo. Por ejemplo, una mancha blanca representando una borda lejana. Esta casa está en relación con la raíz social que ha sido la casa en Euskal Herria, llena de vida».