4,8 millones en ayudas para 2.000 explotaciones con limitaciones naturales

Caseríos en la comarca de Baztan-Bidasoa. /  A.D.C.
Caseríos en la comarca de Baztan-Bidasoa. / A.D.C.

Es una compensación para el sector agro-ganadero por el coste extra de producir en zonas de montaña

A.D.C. BAZTAN-BORTZIRIAK.

El Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local hizo efectivo la pasada semana el abono total de las ayudas a 2.081 explotaciones situadas en zonas con limitaciones naturales, zonas de montaña y otras desfavorecidas, correspondientes a la campaña 2018. El pago ha ascendido a 4.879.386 euros, de los que el 60% se cofinancian por fondos europeos de desarrollo rural (FEADER) y el otro 40% por el Gobierno de Navarra.

El objetivo de estas ayudas es compensar a agricultores «por los costes adicionales de la producción y por las pérdidas de ingresos como consecuencia de las dificultades naturales que tienen estas zonas». Del total de pago realizado, 3.185.189 euros corresponde a zonas de montaña y alta montaña, y otros 1.629.925 euros a zonas desfavorecidas. Además, se ha realizado un abono de 64.271 euros a explotaciones situadas en las llamadas 'zonas transitorias'.

Las ayudas corresponden a la medida 13 del Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014-2020, que fue modificado en 2016 para incrementar hasta un 50% montante dedicado a este tipo de ayudas, entre otros. Tras la modificación, el 85% del territorio de la Comunidad Foral ha pasado a estar catalogada en alguna de estas categorías.

En total, son más de 855.000 hectáreas, localizadas en 231 localidades, con derecho a alguna de estas ayudas que pueden mejorar la competitividad y la viabilidad de las explotaciones de estas comarcas y contribuir al mantenimiento de la población en las zonas rurales.

Protectores de la naturaleza

Tal y como establece el reglamento de la Unión Europea, esta compensación deberá permitir a agricultores continuar con el uso de las tierras agrícolas, la conservación del espacio natural, así como el mantenimiento y la promoción de sistemas de agricultura sostenible en las zonas afectadas a fin de evitar el abandono de las tierras y la pérdida de la biodiversidad. «Su labor moldea y conserva el paisaje rural y los ecosistemas dependientes de la agricultura y la silvicultura, protegiéndolos de la degradación que la falta de uso puede generar».

Para recibir las ayudas, las explotaciones tienen que cumplir una serie de requisitos. En el caso de las que están situadas en zonas de montaña, la altitud tiene que ser superior a 1.000 metros (lo que determina condiciones climáticas desfavorables que se traducen en un corto periodo vegetativo); las fuertes pendientes (superiores al 20% que dificultan y encarecen la mecanización) y la combinación de ambos factores (altitud mínima de 600 metros y pendiente mínima del 15%).

Para optar a las ayudas en las zonas desfavorecidas distintas de las de montaña debe haber presencia de tierras poco productivas, resultados económicos de la agricultura sensiblemente inferiores a la media y escasa densidad de población que dependa sobre todo de la actividad agraria.

231 municipios

La zona de alta montaña incluye los valles pirenaicos (Aezkoa, Salazar, Roncal Navascués, Erro, Auritz / Burguete, Luzaide / Valcarlos), Baztan-Bidasoa y Aralar (Leitza, Araitz, etc). El módulo de ayuda asciende a 106,55 euros/hectárea. En las zonas de montaña -74 municipios de Esteribar, Ultzama, Basaburua, Larraun, Lónguida / Longida, Leoz, Codés, etc.- la compensación es de 76,79 euros por hectárea. Por último, 88 localidades de Zona Media y Tierra Estella se sitúan en las zonas consideradas con limitaciones naturales significativas, 32 más que en la delimitación anterior. Esta nueva delimitación entró en vigor el pasado año 2018.