'María de Zugarramurdi', un cómic sobre las mujeres víctimas de la Inquisición

Portada del cómic sobre las brujas de Zugarramurdi./
Portada del cómic sobre las brujas de Zugarramurdi.

Está ilustrado por Adur Larrea y escrito por la periodista Miren Mindegia

ALICIA DEL CASTILLO ZUGARRAMURDI.

Zugarramurdi, 1610. El delirio de la brujería se extiende por Europa y llega al recién conquistado Reino de Navarra. María Baztan y su hija Gana tendrán que hacer frente a la acusación de brujería del médico Esteban de Zumarraga y, como ellas, también muchas otras mujeres del pueblo. La sombra de la Inquisición fue alargada, tanto que su relato llega hasta nuestros días. Porque, ¿qué fue lo que sucedió realmente? ¿Esas mujeres eran brujas o fueron 'embrujadas' por el Santo Oficio?

Este es el planteamiento de 'María de Zugarramurdi', un cómic publicado por Nabarralde, escrito por la periodista Miren Mindegia e ilustrado por Adur Larrea.

Ambientado en 1609

Ambientado en 1609, justo un año antes del proceso de Logroño y en un Reino de Navarra que acababa de ser conquistado por los castellanos tras la invasión de las tropas del duque de Alba, el cómic presenta una narración que bebe tanto de la realidad histórica como de la ficción.

El trabajo ha sido realizado por el dibujante bilbaíno Adur Larrea y basado en el guión original de la periodista y responsable de comunicación de Nabarralde, la elizondarra Miren Mindegia y tiene como protagonista a María Baztan, una de las mujeres que fueron quemadas en la hoguera en aquel conocido proceso de Logroño.

«María Baztan fue una de las víctimas que fueron quemadas en la hoguera tras ser juzgadas en el proceso de Logroño», explica Larrea. «Aunque el hecho histórico es el que

es, la trama está ficcionada, ya que no existen datos concretos sobre esta persona. Solo tenemos la sentencia, que es insostenible porque se basa en una acusación de brujería».

Por lo tanto, la historia que presenta el cómic tiene una base real, sobre la que se construye una ficción que refleja lo que les ocurrió a los habitantes de Zugarramurdi en

aquella oscura época. «Cuando se recuerda lo ocurrido en Zugarramurdi, normalmente, viene a la mente esa imagen de la bruja malvada», aclara Mindegia, «y lo que no podemos olvidar es que las mujeres que fueron quemadas en la hoguera no eran esas brujas que nos vendió la Inquisición, sino víctimas que cayeron en sus garras. Eran mujeres alejadas de la fe cristiana que se quería imponer, tenían un amplio conocimiento de la naturaleza (muchas de ellas eran curanderas y matronas) y, de alguna manera, ponían en duda el sistema cristiano, misógino y patriarcal del momento». «Ser bruja no tenía por qué ser malo -subraya Larrea- es un término que fue manipulado por los inquisidores».

Objetivo

El objetivo principal del cómic, por lo tanto, es mostrar «las verdaderas mujeres que se escondían tras esa palabra, que eran mujeres sabias, y que tenían cierta libertad y autonomía dentro de la sociedad en la que vivían. Sin duda, suponían una amenaza al sistema», concluye Mindegia.

'María de Zugarramurdi' y las mujeres que fueron embrujadas es el segundo cómic que publica Nabarralde, tras un primer número en 2016 dedicado al que fue el primer rey vascón, Eneko Aritza -aquella vez con ilustraciones de Joseba Larratxe Josevisky y guión de Angel Rekalde-. Los dos cómics estarán a la venta en la Feria de Durango, así como en la web de Nabarralde. Pronto, llegará a las librerías.

El cómic, de 24 páginas, está a la venta en euskera y castellano.

 

Fotos

Vídeos