Denok Bat regalará 5.000 euros en vales de compra en su quinto aniversario

Integrantes de la federación de comercios de la comarca Denok Bat. /  A.D.C.
Integrantes de la federación de comercios de la comarca Denok Bat. / A.D.C.

Cada semana se sortearán 2 vales de 500 euros y 6 vales de 250 euros por compras en los comercios asociados

ALICIA DEL CASTILLO BAZTAN-BORTZIRIAK.

Denok Bat, que agrupa a las asociaciones de comerciantes y empresas de servicios de la comarca, Bertan de Baztan, Larun Haizpe de Bera, Lesakako Zerbitzuen Elkartea y Doneztebarrak, ha puesto en marcha una campaña por su quinto aniversario, en la que va a sortear 5.000 euros en vales de compra, desde el 6 hasta el 18 de mayo. Cada semana sorteará 2 vales de 500 euros y 6 vales de 250 euros.

El sorteo se realizará a primera hora de la mañana de los lunes (13 de mayo y 20 de mayo) y en él participarán todos los clientes que hayan realizado tres compras en tres establecimientos diferentes con Denok Bat Giltzaria la semana anterior al sorteo (cada compra debe ser de un mínimo de 20 euros). Se avisará por teléfono, particularmente a cada ganador del vale de compra y el afortunado tendrá que personarse en el establecimiento que se le indique, donde se le explicará cómo canjear el vale de compra y también se le sacará una foto. El ganador tendrá como plazo hasta el 30 de mayo de 2019 para canjearlo en cualquier tienda asociada a Denok Bat Giltzaria. El vale de compra no se puede cambiar de ningún modo por dinero. Semanalmente se publicarán en el facebook de las asociaciones que componen DenokBat Giltzaria, en la web de DenokBat y en Xorroxin irratia los nombres y las fotos de los ganadores.

Comprar en tu pueblo

Desde Denok Bat recuerdan las ventajas de comprar en el mismo pueblo. «Vemos los escaparates cada vez que salimos de casa, si nos falta algo no cuesta nada bajar y comprarlo, sabemos cómo se llama el dependiente y el dueño ya conoce nuestros gustos. Quizás el comercio del barrio no tenga los ofertones de las grandes cadenas (aunque también se apuntan a las promociones) o la variedad de marcas de los gigantes de la distribución, pero su proximidad, cercanía de trato o identidad son ventajas con las que los centros comerciales no cuentan. Nada como ir a una frutería en la que te avisan de que la semana que viene llega tu fruta favorita, o la dependienta de la tienda de cosméticos que te aconseja qué crema va mejor a tu tipo de piel. Si te has quedado sin arroz bajas al súper de la esquina y si se avecina la declaración de la renta sabes que puedes acudir al gestor que lleva años ayudándote en los temas fiscales», explican.

Pero también inciden, «la mala noticia es que van desapareciendo, engullidos por otro tipo de tiendas con menos personalidad pero con ventajas que también apreciamos como consumidores. Esto supone la pérdida de muchos puestos de trabajo».

Recuerdan las ventajas y virtudes del pequeño comercio, que son cercanía, «personas conocidas, nuestros vecinos, familias que mantienen sus negocios incluso desde hace varias generaciones»; trato personalizado y especialización, «solo vende productos que conoce bien y en los que cree y asesora a sus clientes ofreciéndoles además, confianza»; sostenibilidad y proximidad, «el consumidor puede ir a pie y además, en muchos comercios se apuesta por el producto local»; genera riqueza y empleo local, «ya que se fomenta la actividad emprendedora de pequeños empresarios y de nuevo, muchas veces de la mano con productores locales» y contribuye al equilibrio y mejora de la economía doméstica, «ofrecen lo que el cliente necesita en cada momento, sin incitarles a que compren más de lo inicialmente previsto».

También ofrecen diversidad, «porque hay distintos establecimientos, especializados cada uno de ellos en un tipo de producto»; hace pueblo y da seguridad, «dan vida a los barrios y generan tráfico peatonal»; y comercio y ocio se complementan, «las asociaciones de comerciantes idean eventos o actividades para aportar un valor añadido a su negocio y animar a clientes a acudir a la zona»; potencián también el turismo de compras y ayudan a luchar contra la despoblación rural, «ya que la supervivencia de muchas pequeñas áreas poblacionales depende en gran medida del mantenimiento de los comercios establecidos en las mismas, que acercan a sus habitantes productos y servicios de primera necesidad».