El Día de la Cueva de Ikaburu se celebra este sábado en Urdazubi

Cueva de Ikaburu de Urdazubi./ A.D.C.
Cueva de Ikaburu de Urdazubi. / A.D.C.

Habrá demostración de técnicas de vida prehistórica con talleres para aprender a hacer fuego y lanzamiento del azagayas

A.D.C.URDAZUBI.

El Día de la Cueva de Ikaburu en Urdazubi se celebra este sábado con diferentes actividades. Esta es una de las distintas cuevas situadas en Urdazubi, pero la única que está abierta al público y que ofrece visitas guiadas durante todo el año.

Desde las 11.00 hasta las 18.00 horas tendrá lugar en las inmediaciones de la cueva un mercado de artesanía.

Además, de 11.00 a 14.00 horas se llevará a cabo una demostración de técnicas de vida prehistórica a cargo de Iñaki Líbano, presidente de Edestiaurre Arkeologia Elkartea. Entre otras opciones, se desarrollarán talleres para aprender a hacer fuego, lanzamiento de azagayas...

De 15.00 a 18.00 horas tendrá lugar un taller de txalaparta y entre las 16.00 y las 18.00 h. será la exhibición de aves y el taller de magia a cargo de Trikuharry.

Además, a las 17.00 h. se sorteará una cesta de productos artesanos. Para más información y reservas se puede llamar al teléfono 948 599 241 ó a través del sitio web www.cuevasurdax.com.

Las Cuevas de Urdazubi-Urdax, conocidas también como Cuevas de Ikaburu, llevan en formación desde hace varios cientos de miles de años gracias a la erosión del río Urtxume. Se encuentran escondidas bajo los verdes prados de esta localidad situada a pocos kilómetros del mar Cantábrico y a escasos minutos de la frontera de Dantxarinea, en el barrio de Leorlas de Urdazubi/Urdax.

Visita guiada

Una visita guiada por sus galerías permitirá descubrir un universo de estalactitas y estalagmitas, además de traer evocadores recuerdos de personajes de leyenda, guerrilleros y contrabandistas que las ocuparon en otras épocas.

Las numerosas investigaciones arqueológicas efectuadas en Urdax, en las que se hallaron buriles, hojitas de dorso, raspadores, arpones elaborados con sílex, una aguja de coser de hueso, restos de comida y restos de un enterramiento humano, demuestran que el hombre del Paleolítico que habitó estas tierras, vivió desde hace 10.000 hasta hace 20.000 o 30.000 años atrás.

Se trata de un espacio natural de gran belleza que junto a las cuevas de Berroberria y Alkerdi (cerradas en la actualidad) conforma uno de los yacimientos prehistóricos del paleolítico superior más importantes de Navarra.

La gruta de Ikaburu fue descubierta por un pastor en 1808, pero se originó mucho tiempo atrás, hace unos 14.000 años, gracias a las aguas del río Urtxuma que perforaron la roca calcárea y dieron lugar a las bellas formaciones de estalagmitas y estalactitas que hoy se pueden contemplar.

Los restos de sílex hallados en ella revelan que fue habitada por el hombre prehistórico; muchos siglos después, sirvió de escondite para contrabandistas o de refugio durante la Guerra de la Independencia y las contiendas carlistas. Y las leyendas locales cuentan que aún hoy es morada de las lamias, seres mitológicos mitad pez y mitad mujer.

Con el fin de preservar este enclave natural, sólo puede visitarse con guías especializados. La visita, con una duración aproximada de 40 minutos, sigue un recorrido acondicionado con escaleras e iluminación a través de las infinitas formas que el agua ha perfilado en su goteo de siglos en el salón de Recepciones, lsala de los Tres Reyes o la sala de las Columnas.