Cierra el Museo Etnográfico de Elizondo

En el centro, el hasta ahora Museo Etnográfico Jorge Oteiza de Elizondo-Baztan, Colección Ciga. /  A.D.C.
En el centro, el hasta ahora Museo Etnográfico Jorge Oteiza de Elizondo-Baztan, Colección Ciga. / A.D.C.

El Ayuntamiento no ha llegado a un acuerdo con los dueños del edificio y comienza su desalojo | Las obras del pintor Javier Ciga ya han salido de Puriosenea y próximamente saldrán todos los objetos de etnografía

ALICIA DEL CASTILLO BAZTAN.

Las obras del pintor Javier Ciga ya no cuelgan de las paredes del Museo Etnográfico Jorge Oteiza de Elizondo-Baztan. Su obra ha sido retirada y trasladada de nuevo a su Fundación, desde donde llegó en 2008 gracias a la cesión de la familia. Próximamente también tendrán que salir todos los objetos de etnografía que llenaban sus salas, propiedad de la Asociación de Amigos del Museo.

Tras 20 años el convenio entre la familia Iturria-Repáraz y el ayuntamiento de Baztan expiraba y en los últimos meses se han llevado a cabo negociaciones para que pudiese seguir abierto. El inmueble, la casa Puriosenea, fue cedido en 2001 por la familia Iturria-Repáraz y abierto al público en 2003.

«No ha sido posible», explica el alcalde de Baztan, Joseba Otondo. «Tras muchas reuniones el ayuntamiento les trasladó que estábamos dispuestos a asumir 24.000 euros de deuda contraída por terceros, e incluso a un alquiler mensual de 800 euros (hasta ahora no se pagaba por él), pero vemos que un proyecto como éste tiene que ser a largo plazo, por eso pedíamos que fuese como mínimo para 12 años, aunque lo ideal nos parecía otros 20. No ha podido ser. Los ocho años que ellos estaban dispuestos para la cesión no nos parecen suficientes para un proyecto de esta envergadura. Máxime cuando además habría que hacer un replanteamiento de toda la muestra con lo que los primeros años se nos irían en el mismo», explica.

«No hay que olvidar que además, el museo tiene unos 7.000 euros de gasto corriente anual, que se van en luz, seguros, alarmas...», recuerda.

De momento, la Oficina de Turismo se ha trasalado a la Casa de Cultura Arizkunenea, donde ya estuvo hace años. «Es un emplazamiento temporal, porque nuestra intención es abrirla en la planta baja del edificio de la Plaza de los Fueros de Elizondo, una vez finalicen las obras. Esa decisión también nos afectaría si el Museo pudiese continuar, porque hasta ahora estaba abierto en horario de la oficina, pero de aquí en adelante tendríamos que plantearnos, además, la contratación de una persona. Desde el Gobierno de Navarra sí que ha habido un cambio, porque hace años nos decían que no cumplíamos los requisitos para entrar en la Red de Museos de Navarra, pero ahora parece que sí podría ser, por lo que se podría optar a alguna subvención», cuenta.

«Tenemos que aprender también de esto, quizá la fórmula de cesión de un inmueble privado para algo público tiene sus debilidades, porque 20 años después nos hemos encontrado con esto. Fueron 350.000 euros de inversión pública para arreglar la casa Puriosenea...».

Javier Ciga

La obra de Javier Ciga Echandi del Museo representaba un recorrido parcial pero muy expresivo de las distintas etapas vitales y artísticas del autor de 'Un viático en Baztan' (1916) y 'El mercado de Elizondo' (1914), han vuelto a salir del Baztan y sin un destino conocido y merecido. La obra de Javier Ciga llegó en 2008 al Museo de Baztan. La segunda planta acogió la monográfica de Ciga Echandi, 60 obras itinerario de su biografía y su pintura, repartida también ilustrando los usos y costumbres la sociedad.

El próximo jueves 19 de julio, parte de la obra de Ciga volverá a la comarca, en concreto al Señorío de Bertiz para el verano. Se trata de una exposición temporal organizada por Kultur 2018 del Gobierno de Navarra. La pregunta es qué pasará después. Desde hace años distintas voces piden un espacio en el que se muestre la obra del pintor.

En fechas recientes el Museo vio cómo salía de su jardín el Menhir de Soalar, para su restauración. Tras años en él, se comprobó que este emplazamiento no es el mejor y se comenzaron a buscar varios. Una de las opciones apunta a que podría volver al zaguán del ayuntamiento de Baztan.

Amigos del Museo

La Asociación de Amigos del Museo, que preside la pintora Ana Mari Marín, se muestra «muy desilusionada, apesadumbrada con esta decisión de no renovación del convenio». Como Marín recordaba, «el Museo nació gracias al sueño de unos locos y gracias también al impulso de Jorge Oteiza y de mucho trabajo en aquellos pirmeros años. Tenemos una pena muy grande y creemos que se podían haber hecho las cosas de otra manera».

De momento no han comenzado a sacar del edificio los objetos, principalmente toda la muestra etnográfica que ha estado tantos años al servicio de dar a conocer las formas de vida a lo largo de la Historia en el Valle de Baztan. En la actualidad forman parte de la Asociación cerca de 70 personas, aunque el grueso del trabajo y de la organización de distintas actividades ha recaído en media docena de ellas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos