Virginia Gil Rodríguez (Escritora): «Creo en la magia de la vida, y al que no lo haga le animo a leer mi novela»

Virginia Gil Rodríguez con su primera novela.
/
Virginia Gil Rodríguez con su primera novela.

La autora acaba de publicar su primera novela con una historia que transcurre en la calle Mayor de una ciudad antigua y amurallada

YLENIA BENITO

Desde muy pequeña, Virginia Gil Rodríguez escribe cada día en su diario. Siempre le había atraído la idea de escribir una novela, pero nunca antes se había atrevido. Era directora de una entidad transfronteriza cuando la crisis la dejó sin trabajo. Este hecho le permitió disponer de tiempo para cumplir su sueño. Tiene algo así como una 'triple nacionalidad'. Se crió en Irun, estudió en Francia y ahora vive en Hondarribia; en la calle Mayor, en el número 27. El lugar dónde comienza la historia de 'En la Calle Mayor', su primera novela.

-Qué de cosas pasan en la calle en la que vive...

-Muchas. May es la protagonista de 'En la Calle Mayor', pero no está sola. Le acompañan Leo, la señora Munch, 'Todokilómetro', Set... incluso unos ángeles. La calle es muy pequeña pero hay mucho que contar. Recurdo el primer día en el que llegué allí. Me sentí en una película. Han pasado los años y no me canso de subir y bajar.

-Empecemos por el principio. ¿De dónde surge la idea de ésta historia?

-La semilla de 'En la Calle Mayor' es un libro americano de autoayuda llamado 'Hiring the heavens' (Pon el cielo a trabajar). Lo estaba leyendo cuando mi hija me preguntó si me estaba gustando. Cuando comencé a contarle de qué trataba, se me encendió la bombilla de las ideas. Sentí que esa podía ser una buena historia o, al menos, un buen punto de partida.

-¿Cuánto tiempo le ha llevado?

-Desde que decidí empezar a escribir he tardado un año y medio. He tenido que vencer muchos miedos y mi espíritu de autocrítica es muy grande. Me ha costado mucho creerme que podía contar algo interesante. Pero lo he dado todo y he escrito el libro que me hubiera gustado leer.

-¿Y los personajes? ¿Son reales?

-Hay mucho de verdad en la historia de 'En la Calle Mayor'. Me apetecía situar la tienda de marionetas o la zapatería. Los personajes son ficticios, aunque todos tienen algo de mí. He escrito desde la emoción, todo lo que cuento son cosas que he sentido o he vivido.

-¿Por qué decide autopublicarla?

-Cuando terminé de escribir la novela la envié a unas treinta editoriales. Me desilusioné muchísimo cuando ninguna aceptó publicarla. Mi marido me planteó la idea de autopublicarme, pero yo no quería ni oír hablar del tema hasta que un comentario en Facebook me llamó la atención. Leí que una escritora iba a rechazar la oferta de una gran editorial y me puse en contacto con ella. Me contó las ventajas de autopublicarse y me convenció. No me arrepiento de ello, te da mucha libertad pero también muchísimo trabajo. La novela está a la venta en Amazon y si funciona siempre hay tiempo de que llame una editorial.

-En la novela dice que los libros nos eligen. ¿A quién elige el suyo?

-Está siendo una sorpresa tras otra. Cuando escribía imaginaba un público femenino, pero ahora me llegan comentarios de todo tipo de gente. Me han leído desde jóvenes de 16 años hasta señores de 65. Estoy muy contenta porque en Hondarribia está gustando mucho. Para mí es un regalo haber publicado un libro. Que guste es una sensación inexplicable.

-También habla de unos ángeles. ¿Cree usted en ellos?

-Sí, sí que creo, pero no sé en qué forma. No creo en unos angelitos con alas volando por el cielo, pero sí en la magia de la vida y en nuestro poder interior. Vivimos muy acelerados, sin tiempo de reflexionar, pero somos capaces de cambiar muchas cosas. 'En la Calle Mayor' trata sobre ese poder y esa magia.