«La piel refleja muchos problemas que nuestro cuerpo esconde»

Gala posa junto a la mesa de manicura con un esmalte. De fondo, un espejo y el logo del centro.
/
Gala posa junto a la mesa de manicura con un esmalte. De fondo, un espejo y el logo del centro.

Pese a su envidiable juventud, lleva un cuarto de siglo dedicándose al mundo de la estética. Este campo, heredado de su madre, es el suyo

MAÑUDE LA PUENTE DELAPUENTEMANU@YAHOO.ES

Hay casos y situaciones en los que la vocación está más que clarita. Eso es lo que le pasa a nuestra interlocutora, Gala González Manzano, una irundarra que luce 41 bellos años y que vive en el entorno del monte San Marcial. Es la amatxo de su queridísimo Eneko, que ya cumple siete años en esta vida. Estudió EGB y REM antes de enfrascarse en la estética que cursó en la ya desaparecida 'Inter-Beautes', de Donostia. Prolongó su formación con muchos cursos en Barcelona y pasó de recibir clases a darlas. O sea, una persona muy formada que se convirtió en formadora. Ha compaginado su actividad en el mundo de la estética con el de la formación. Empezó en 1980, en el local que su amatxo (Mar) regentaba en el barrio de San Miguel y desde 1996 dirige su propio negocio en las galerías Juan Arana y que lleva el nombre de Mar's, precisamente en honor a su amatxo. Ya cumple su cuarto de siglo en un trabajo en el que destaca por su probada y reconocida profesionalidad. Cuando puede olvidarse de la estética, se dedica a su hijo. La percibo como una persona muy responsable, que está enamorada de su trabajo y que nunca se rinde ante la adversidad. En la actualidad vive un momento profesional más que dulce. Será que se lo merece.

-Empecemos por Gala, que suena bonito.

-Era un nombre del antiguo testamento que le gustaba a mi amatxo y, nada, que me lo puso. Soy la primera en la familia que lo lleva.

-Quien bien te conoce me cuenta que eres la estética hecha persona. ¿Es eso cierto?

-Puede que sí, porque llevo ese mundo muy dentro y desde que tengo memoria. Siempre me ha gustado la práctica del masaje y me animé a aprender todos los terrenos asociados a la estética. En su día tomé una decisión que sigo considerando como la más acertada de mi vida. Y ahí sigo.

-Hablemos de estética. ¿Qué es para la ti la estética?

-Yo siento mi trabajo de manera muy clara: quiero que quien venga a mi local se sienta especial, como bien o muy bien. Me gusta que mis clientes estén en Mar's como si estuvieran en su propia casa. Y que cuando salgan, estén deseando volver. La estética es una práctica con muchos frentes y que ayuda mucho y bien a conocer a las personas.

-¿Eso cómo es?

-Cuando estás metida en la estética de las personas, en su piel o en su estado facial, ves mucho más allá de lo que parece. Por ejemplo, la piel y su estado acaba reflejando muchos problemas o situaciones que esconde nuestro cuerpo y que esas mismas personas ignoran. La piel está delatando claramente su momento, su salud.

-O sea que, la estética ofrece no pocas bondades...

-Por supuesto, porque es una materia que hace que las personas se sientan bien. Yo cuando estoy con una cliente le escucho y me dice lo que quiere. Y a continuación y según lo que me diga, le participo mi percepción, lo que yo pienso de su estado general. Muchas veces no coincido en el diagnóstico que me plantea. Ella llega diciendo que tiene celulitis y yo le acabo descubriendo que su problema es cosa de flacidez, algo que no ha detectado. Pero siempre llegamos a un 'acuerdo'. Sí, porque para mí lo importante es crear un ambiente idóneo y de confianza total. Y eso sí, lo que yo escucho en Mar's se queda para siempre en Mar's.

-Quiero saber cómo ha sido tu trayectoria.

-Pues mira, empecé a trabajar con 16 años, con muchas ganas y con la lógica inexperiencia, pero lo tenía muy clarito. Tomé muy en cuenta los consejos de la ama y luego fui creciendo con los cursos de Barcelona, de manera que continué aprendiendo y también trasladando mi conocimiento a los demás. La experiencia de estos 25 años me lo ha dado todo.

-Te noto muy satisfecha...

-Y es que lo estoy. Para las diferentes facetas en las que trabajo (masaje, tratamientos faciales y corporales, manicura, pedicura...) me dicen que a ver si me he asegurado las manos. Yo escucho y agradezco, pero la verdad es que no me las he asegurado.

-Hablemos de tu clientela.

-Son personas de diez y muy fidelizadas. Tengo a mis fijas y a otras que llegan por primera vez y que se acaban quedando, muchas por recomendación de otras clientes. Son como mi propia familia, porque son años de estar con un par de generaciones. Y la tercera está al caer. La mayoría son de Irun, pero también me llegan desde Hondarribia y Bera, además de Iparralde.

-Oye, he visto en un anuncio tuyo que consigues la reducción de veinte centímetros de volumen...

-Y es así. Se trata de un tratamiento con vendas y un aparato con productos naturales que te aseguran ese 20% de disminución de volumen corporal total, no de una zona del cuerpo concreta. Empezamos en mayo y ha sido un bombazo. La gente está encantada.

-¿Es cierto todo lo que se dice de la estética y sus resultados?

-Mira, yo si estoy triunfando es porque no miento, porque explico bien las cosas y porque digo la verdad, lo que es mejorable. Te aseguro que si engañas a alguien ese 'alguien' ya no vuelve.

-Veo que vas bien.

-Estoy encantada porque en poco tiempo hemos triplicado trabajo y facturación. Además, tengo un gran equipo y compruebo que los clientes que pisan Mar's no se van. Incluso he conocido clientes que con la crisis han dejado de venir, pero cuando la cosa ha mejorado han vuelto. Eso es fundamental.

-¿Tienes muchos hombres en tu clientela?

-Hay más mujeres y en proporción de cuatro a uno, pero cada vez vienen más hombres. Y es que, los hombres hoy en día son más presumidos. Por cierto, ofrecemos un nuevo tratamiento intra-abdominal para la grasa y la verdad es que está teniendo muy buenos resultados.

-Y pensando en futuro, ¿piensas seguir creciendo en tamaño o en oferta?

-Aquí estoy muy contenta pero nunca dejo de pensar en nuevas ofertas y tratamientos que ofrezco a precio muy asequibles.

-Es bueno que la gente cuide su estética, ¿no?

-Claro, porque la estética es salud y la salud no tiene precio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos