Mikel Martins refuerza el centro del campo del Real Unión

Los unionistas siguen con las sesiones de trabajo entre Gal y San José Obrero. /
Los unionistas siguen con las sesiones de trabajo entre Gal y San José Obrero.

El fichaje del ex del Hércules no cierra la puerta a la renovación de un Mikel Alonso que sigue sin responder

BORJA OLAZABAL

No se puede negar que el Real Unión está haciendo un gran trabajo a la hora de formar la plantilla para la próxima temporada. Los resultados de la pasada campaña, en la que el equipo disputó el play-off y ganó la Copa Federación, están ayudando a que sean muchos los que se quieran unir a un proyecto que empieza a ir siempre unido del adjetivo ilusionante.

Ayer empezó una nueva semana de trabajo para los unionistas y en el primero de los entrenamientos hubo una cara nueva, la quinta incorporación del verano. Se trata de Mikel Martins das Neves, un centrocampista donostiarra de ascendencia portuguesa con una amplia trayectoria en la categoría. Martins, de 32 años, se formó en las categorías inferiores del Athletic, donde llegó hasta su segundo equipo, y también ha jugado en el Espanyol B, Baza, Guijuelo, Benidorm, Mirandés, Cádiz y Hércules.

En su favor, hay que decir que ha sido un hombre importante en todos los equipos en los que ha militado. Con el Mirandés consiguió el ascenso a Segunda División, en una temporada en la que jugó 35 partidos, veintisiete como titular, y en la categoría de plata fue hasta en veintidós ocasiones de la partida. Como les suele gustar a los entrenadores, es un jugador que llega con dinámica positiva, ya que en los tres últimos equipos en los que ha estado ha luchado por subir a Segunda.

El centrocampista tenía ofertas más importantes, en lo económico, de otros clubs de la categoría, pero después de ser un trotamundos del fútbol, quería volver a casa.

Mikel Martins contó tras completar su primer entrenamiento que «la semana pasada estuve hablando con el club de la posibilidad de venir aquí y las dos partes nos hemos puesto de acuerdo. Tenía ganas de volver a casa y me gusta mucho la idea de poder jugar en un histórico como el Real Unión. Llevo mucho tiempo fuera y he valorado mucho la posibilidad de seguir jugando a fútbol estando al lado de la familia».

Pero también el proyecto deportivo le ha llamado mucho. «He hablado con Zulaika y la manera de jugar que tiene el Real Unión es algo que me atrae mucho. Jugando bien al fútbol ha conseguido buenos resultados, como el play-off y la Copa Federación, y lo ha hecho con mucha gente guipuzcoana, que es algo muy grande para cualquier club. Intentaré aportar mi granito de arena para que todo salga bien».

Esta forma de jugar que ha tenido el Real Unión desde la llegada de Aitor Zulaika es algo que favorece a Martins, que se caracteriza por ser un centrocampista al que le gusta más elaborar que destruir. «Siempre he sido más organizador, aunque dependiendo del entrenador, también he tenido que hacer todo tipo de labores».

Dudas con Alonso

Mikel Martins es un jugador de un corte similar al de Mikel Alonso, por lo que la vuelta del tolosarra sigue en el aire. El club ha estado en contacto continuo con el centrocampista y le tiene un hueco reservado, pero la postura del Real Unión es ahora diferente. Ahora es Alonso el que tiene que dar un paso al frente y contestar a la propuesta del club si quiere volver a vestir la elástica txuribeltz, ya que el centro del campo está bien cubierto con hombres como Martins, Romo, Rodellar e Iriondo.

Aun así, volver a contar con Mikel Alonso es algo que sigue deseando el Real Unión. La temporada pasada dio un gran rendimiento y fue uno de los hombres más importantes del equipo. Si la entidad unionista también consigue hacerse con los servicios de Alonso, las posibilidades de Aitor Zulaika para componer un centro del campo de garantías van a ser infinitas.

Con la llegada de Mikel Martins, ya son cinco las caras nuevas del equipo. El lateral Gorka Ribera, los jugadores de banda Eneko Eizmendi y Alain Barrón y el portero Irazustabarrena. Queda por ver si el Real Unión consigue hacerse finalmente con los servicios de dos jugadores en los que está muy interesado, Aitor Morcillo y Mario Capelete, y logra también cerrar la plantilla con otras dos incorporaciones.

El conjunto irundarra necesita también otro portero, la intención es que sea Jon Tena el que luche por un puesto bajo los palos con Txusta, y será necesario un hombre ofensivo que ayude a Jorge Galán en la punta de ataque.

Para llevar a cabo estos últimos movimientos, el Real Unión está a la espera de las cesiones que lleguen de la Real Sociedad y el Eibar. Todavía queda tiempo para que empiece la liga y el club no tiene prisa. Y es que a la plantilla solo le faltan un par de pinceladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos