Ikust Alaia celebró su último 23 de abril

Los trabajadores de la biblioteca municipal posan en los jardines de Ikust Alaia. /
Los trabajadores de la biblioteca municipal posan en los jardines de Ikust Alaia.

La biblioteca acogió ayer sendas lecturas públicas con motivo del Día del Libro

JOANA OCHOTECO

Las andanzas de Don Quijote y Sancho Panza en una sala; la historia de 'Ni, Vera' en la habitación contigua y grupos de lectores moviéndose de una a otra, bien para escuchar o bien para leer en voz alta. Ayer, por última vez, el edificio Ikust Alaia acogió la celebración del Día del Libro.

La que ha sido la biblioteca de Irun durante tantos años no continuará siéndolo mucho más: el 23 de abril de 2016 en Irun seguirán resonando las palabras de Cervantes, pero lo harán en la biblioteca Carlos Blanco Aguinaga, en San Juan. Los trabajadores ya están inmersos en las tareas que conlleva una mudanza de esta envergadura: en Ikust Alaia hay actualmente «más de 100.000 volúmenes», confirma el bibliotecario, Iñaki Ceberio, incluyendo las obras que no están catalogadas «pero que no dejan de ser parte del fondo documental. Llevamos meses pensando en cómo vamos a hacer el traslado ordenadamente».

El bibliotecario recordaba que en este último Día del Libro en Ikust Alaia «hemos contado con la presencia de la autora de 'Ni, Vera'», Itxaso Martín, que dio inicio a la lectura pública en euskera. El alcalde, José Antonio Santano, hizo lo propio con el Quijote. Tras ellos, decenas de ciudadanos protagonizaron los turnos de lectura que se prolongaron durante toda la jornada.

Trabajadores de la biblioteca como Patty y Silvia reconocen que es inevitable sentir cierta melancolía: «hemos estado todos estos años muy a gusto, éste es un edificio muy especial. Lo fuimos adaptando para que funcionara como biblioteca pero se ha quedado pequeño. Ahora toca despedirse poco a poco». También manifestaban sus expectativas hacia la nueva biblioteca: «el espacio para el público va a llamar la atención por su amplitud. Nada más entrar, la gente se encontrará con un espacio muy grande. Será totalmente diferente, pero allí estaremos», aseguraban.

Coincidían, como tantos irundarras, en que Ikust Alaia «siempre ha tenido algo especial». El edificio, anteriormente, «fue una casa familiar, y los trabajadores hemos vivido todos los cambios que ha experimentado en los últimos veintipico años», que no han sido pocos. «Nuevos espacios, nuevos servicios... El entorno y los jardines también tienen un encanto especial, son ideales para la lectura». En resumen, «hemos disfrutado mucho de Ikust Alaia. Ahora, toca abrir una nueva etapa».

La Feria sigue hoy

Como cada 23 de abril, ayer se instaló en la plaza del Ensanche la tradicional Feria del Libro. La cita, en la que participan las librerías Oskarbi y Elkar y Tinta Cómics, continúa hoy viernes en el mismo lugar y en horario de 11.00 a 20.00 horas.