Victoria del Erreka en su visita al colista La Merced de Corella

El alevín mixto del Erreka juega contra el Cantolagua. /
El alevín mixto del Erreka juega contra el Cantolagua.

TELLETXEA

El Erreka visitaba la cancha del colista del grupo, La Merced de Corella, al que derrotaron 21-35. Los de Doneztebe ya ganaron holgadamente en casa, mostrando ser bastante superiores, pero eso hay demostrarlo en la cancha ya que nadie regala nada. Para este partido el Erreka disponía de los justos, 6 jugadores de campo más el portero, así que preveían un partido duro y sobre todo largo. La táctica de los visitantes era clara, usar la mayor parte de las fuerzas en defensa, defendiendo fuerte, con mucha vasculación y disuación y una vez con el balón en poder subir despacio, recuperar fuerzas y jugar largo con mucha continuidad.

Los primeros 10 minutos fueron un ejemplo claro de lo que habían hablado en el vestuario, una defensa y portería muy buenas que no dieron opción alguna a los locales y un ataque largo, sin prisa, sacando todo el potencial justo en el momento oportuno y efectivo. Esto hizo que mandaran con un claro 0-8 en el marcador. Los locales cambiaron a una defensa mixta a un jugador los siguientes 10 minutos y a una defensa individual los últimos 10, con el claro propósito de darle velocidad al partido y cansarle al rival, pero los doneztebarras seguían logrando goles con claridad y sin mucho esfuerzo físico. En estos minutos los de Corella jugaron con más criterio en ataque comenzando a meter goles, aunque sin mucha preocupación para los de Santesteban, llegándose al descanso con una ventaja de diez goles, 9-19.

Para la segunda parte la idea de los visitantes fue la misma, pero no anduvieron tan finos en defensa, parte por el cansancio y también por la ventaja en el marcador. Este periodo pasó sin mucho misterio, con un intercambio de goles en el que el equipo local seguía peleando y probando defensas, pero ya sin tanta fe y con un Erreka que controlaba el partido, con una defensa algo peor que en la primera parte y con un ataque tranquilo y paciente, llegándose así al final con un 21-35.

Buena victoria teniendo en cuenta las circunstancias y mejor por cómo se logró, jugando siempre al ritmo que marcaban y controlando el partido del primero al último minuto