El Ayuntamiento de Irun aprueba un código ético de buen gobierno

Santano ha señalado que "es muy importante ser y también parecer, y que los ciudadanos perciban que en su Ayuntamiento la honestidad y la transparencia son el suelo sobre el que se mueven los cargos públicos"

EFE

El Ayuntamiento de Irun ha aprobado en pleno el "Código de conducta, buen gobierno y compromiso por la calidad institucional", un documento que busca reforzar la credibilidad de los cargos electos locales a través de unos compromisos a la hora de ejercer el trabajo político municipal.

El alcalde de esta localidad guipuzcoana, José Antonio Santano, ha señalado hoy que "es muy importante ser y también parecer, y que los ciudadanos perciban que en su Ayuntamiento la honestidad y la transparencia son el suelo sobre el que se mueven los cargos públicos".

El documento nace de una iniciativa impulsada por la asamblea general de la Asociación de Municipios Vascos (EUDEL), reconocida a su vez por el Consejo de Europa, y establece unos principios y valores a seguir por los representantes políticos locales.

El código destaca medidas concretas para alimentar la transparencia, ejemplaridad e interés público, de tal forma que regula y establece límites de conducta en los ediles, entre ellos, evitar conflictos de intereses, no revelar informaciones o evitar prácticas de favoritismos.

Santano ha subrayado que la aprobación de este documento, que se publicará en la página web municipal, implicará que "lo que hasta ahora eran gestos personales, sean acciones de obligado cumplimiento para los que quieran desempeñar actividades públicas en el consistorio".

La elaboración por parte del Ayuntamiento de Irun de este código de buen gobierno se suma a otras iniciativas, entre ellas, un decálogo aprobado por el alcalde en 2011 por el que se comprometió a hacer público su patrimonio y sueldo, una decisión que siguieron otros ediles.