Olentzero no faltó a su visita del último día de año en Ermua

Olentzero arde en la plaza de Ermua./
Olentzero arde en la plaza de Ermua.

K. ITURRIAGAGOITIA ERMUA.

Olentzero visitó las calles de nuestra localidad un año más, con las fechas ya tradicionales en Ermua pero no tan habituales en el resto de Euskadi, donde llega el 24 de diciembre en vez del 31 que lo hace en Ermua.

Circunstancia que tienen su origen en el periodo de la guerra civil, cuando eran precisos permisos y autorizaciones gubernativas para reunirse y salir a la calle en grupo. Un año, los permisos no llegaron a tiempo para el día 24. No obstante, la organización decidió trasladar la fiesta al día de Nochevieja, celebración singular que se ha mantenido en el tiempo desde entonces. Por ello, Olentzero viene a Ermua cada 31 de diciembre, una visita más 'exclusiva' del carbonero, competencia de los Reyes Magos, Papa Nöel, Santa Claus y similares.

El carbonero más famoso de Euskal Herria recorrió las calles de Ermua en un animado pasacalles acompañado por el grupo de danza y txistu Txindurri, para finalizar en la plaza Cardenal Orbe, donde se le prendió fuego para que resurja de sus cenizas las próximas navidades.