Se forma un enjambre de abejas en Santa Ana

Detalle del enjambre. /  N. ISASTI
Detalle del enjambre. / N. ISASTI

Los vecinos dieron la voz de alarma y fue trasladado por el apicultor Pedro Talán

NEREA ISASTISORALUZE.

La tarde del martes varios vecinos dieron la voz de alarma al ver un enjambre de abejas en un banco de la calle Santa Ana. Se llamó inmediatamente a un apicultor, Pedro Talán para más señas, que trasladó el enjambre.

En palabras del propio Talán, no es nada raro que aparezca un enjambre de abejas en un entorno urbano. La formación de un enjambre no es más que la división natural de una colonia de abejas y consiste en que la abeja reina abandona su colmena de origen acompañada de un buen número de obreras.

En la época de floración y con el aumento de las temperaturas, las abejas pueden anidar en paredes, señales de tráfico, ventanas o como en este caso, en una de las patas de un banco. El apicultor utilizó un ahumador y a continuación las aspiró y se llevó el enjambre a otra colmena.

Las abejas no atacan si no se sienten atacadas, pero en un entorno urbano pueden resultar peligrosas para la ciudadanía. Y se da la circunstancia de que a las abejas les gustan cada vez más los entornos urbanos, al mismo tiempo que el número de abejas sigue en descenso. La migración de abejas desde medios rurales hacia los urbanos se está generalizando debido a la acción del hombre. Los pesticidas y la sequía son algunos de los motivos de esta migración.

Para concienciar sobre la importancia de las abejas, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible, las Naciones Unidas declararon el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas.

LGTBQI

Mañana, con motivo del Día LGTBQI, Día Internacional del orgullo (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, queer e intersexuales) habrá concentración en la Plaza Nueva a las 20.00 horas.