Fallece un motorista en Deba

Fallece un motorista en Deba

El accidente mortal se ha producido en la carretera N-634 en un choque frontal entre un coche y una motocicleta

SONIA ARRIETA

La de hoy ha sido una jornada negra en las carreteras vascas, en las que dos jóvenes motoristas han perdido la vida en sendos accidentes que han tenido lugar en Deba y Barakaldo. La primera víctima era un vecino de Ermua de 35 años que falleció en un choque frontal cerca de la localidad guipuzcoana (propietario del Bar Frankfurt y conocido hostelero de la localidad cuyas iniciales son S.M.) y el otro era un joven de Muskiz de 29 años que murió en un siniestro registrado en la AP-8 en Barakaldo. En el suceso ocurrido en Gipuzkoa resultaron heridas otras tres personas que fueron trasladadas al hospital, aunque su estado no reviste gravedad.

Este último siniestro tuvo lugar unos minutos antes de las tres de la tarde en la carretera N-634 que discurre junto a la costa guipuzcoana, en el kilómetro 43, a unos 300 metros del túnel que accede a la localidad de Deba. Un motorista que conducía una Kawasaki Ninja, una motocicleta de gran cilindrada, chocó frontalmente contra un turismo, un Volkswagen Passat de color negro. Como consecuencia del impacto contra el capó del coche, el motorista salió disparado y cayó sobre el asfalto a unos 20 metros de distancia.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron dotaciones de la Ertzaintza, bomberos y unidades de emergencias sanitarias que intentaron reanimar al motorista sobre la carretera aunque sin éxito, y este falleció en el lugar a causa de las heridas sufridas en la brutal colisión, según informaron fuentes del Departamento vasco de Seguridad. La víctima era S.M., vecino de Ermua de 35 años. Su cuerpo fue trasladado al Instituto Vasco de Medicina Legal de San Sebastián, donde le será practicada la autopsia.

Tres ocupantes del turismo implicado en el accidente también tuvieron que ser atendidos por los sanitarios que se trasladaron al lugar y fueron trasladados en ambulancia al Hospital Universitario Donostia, aunque sus heridas eran leves y sus vidas no corrían peligro.

Según relataron testigos que presenciaron el accidente, el motorista circulaba en sentido Zumaia «a gran velocidad» cuando en una curva impactó frontalmente contra el turismo que circulaba en el carril contiguo, en sentido Deba. Los testigos aseguraron que el conductor del coche no pudo hacer nada para esquivar al motorista, que se empotró contra el capó y el cristal delantero del vehículo.

La víctima circulaba acompañada de otro motorista, que no resultó implicado en el siniestro y que por tanto no sufrió daño alguno.

El accidente provocó el cierre de la N-634 en ambos sentidos durante dos horas, lo que generó retenciones de consideración en esta vía que une a través de la costa localidades como Deba, Zumaia, Getaria o Zarautz. A las 17.00 horas, la Er-tzaintza abrió uno de los carriles para comenzar a descongestionar el tráfico, y a las 17.30 la carretera se reabrió completamente, después de que la grúa hubiese retirado los dos vehículos implicados en el siniestro y que los operarios de carretera hubieran limpiado los restos de carrocería que habían quedado esparcidos por el asfalto.

Salida de la calzada

La otra víctima falleció al mediodía en el hospital de Cruces tras sufrir un grave accidente a las 9.25 horas en la AP-8 a su paso por Barakaldo, a la altura de Max Center. Al parecer, el chaval, de Muskiz, circulaba en dirección Cantabria sobre una Honda CBR 600 y se salió de la calzada por causas que aún se investigan. La Ertzaintza no pudo confirmar si el impacto lateral que le causó las heridas fue contra el guardarraíl. La víctima fue trasladada en ambulancia al hospital, donde perdió la vida unas horas después.

Las graves lesiones sufridas en el impacto fueron las desencadenantes de que entrara en parada cardiorespiratoria, según ha podido saber este periódico. El siniestro, que se produjo en el punto kilométrico 124 de esta autopista, obligó a cortar dos de los cuatro carriles y generó algunas retenciones en dirección a la comunidad vecina. Sobre las once, la circulación recuperó la normalidad.

Con la de ayer, ya son cuatro las víctimas mortales en accidentes de carretera registrados en Gipuzkoa en lo que va de año. Dos de ellas eran motoristas. El primer siniestro mortal tuvo lugar el día 11 de enero, cuando un motorista de Zarautz de 40 años fallecía tras perder el control de su vehículo cuando circulaba por la N-634 en la zona de Talaimendi, a escasos metros de llegar al núcleo urbano de la localidad costera, hacia donde se dirigía. Por causas que se desconocen el hombre acabó chocando contra un muro del lateral de la carretera. La víctima era de nacionalidad argentina, aunque estaba afincada en Zarautz desde hacía años.

El segundo accidente con víctimas mortales en el territorio tuvo lugar apenas seis días después, en el que un turismo y un camión chocaron en la AP-8 a la altura de Orio. El fallecido fue el conductor del utilitario, un hombre de 58 años que también era vecino de Zarautz, que quedó atrapado en el interior del vehículo. Los sanitarios trasladados no pudieron más que confirmar su muerte. Como consecuencia del choque, el camión salió de la calzada y posteriormente volcó, perdiendo la carga que transportaba.

Rescate en el Oria

A finales de enero, el día 29, un vecino de Ordizia de 63 años perdía la vida tras precipitarse el vehículo en el que viajaba al río Oria. Al parecer el turismo estaba estacionado en el aparcamiento del Eroski de Ordizia, junto a la ermita de San Bartolomé, cuando cayó al río Oria con su conductor en el interior. Fue necesaria la intervención de una grúa para rescatar el coche y las dotaciones de emergencias solo pudieron certificar el fallecimiento del ordiziarra.

La última víctima mortal en el territorio, el motorista de 35 años que perdió la vida ayer en Deba, eleva a cuatro la cifra de fallecidos en accidentes de tráfico en los primeros 40 días del año.

La víctima falleció casi en el acto por el brutal impacto.

Temas

Deva