La Virgen de los tres pasos

Devoción. Los fieles volvieron a ocupar la calzada para celebrar la misa en honor a la virgen./AITOR
Devoción. Los fieles volvieron a ocupar la calzada para celebrar la misa en honor a la virgen. / AITOR

La tradición señala que la Virgen se detuvo en el lugar de la celebración tras bajar desde Arrate en tan solo tres zancadas Sallobente-Ermuaran acogió el domingo la misa en honor de Harriako Amabirjiña

AITOR ZABALAELGOIBAR.

Los paseantes que aprovechaban la mañana del domingo para disfrutar del recorrido entre el casco urbano de Elgoibar y el barrio de Sallobente-Ermuaran se encontraron en su camino con la misa de campaña con la que los fieles de Elgoibar celebran el día de la Virgen de Arrate . La protagonista de la jornada es la figura de la Virgen de Arrate que corona la cuesta que lleva hacia el caserío de Gelatxo Errota y el barrio de Sallobente-Ermuaran, y que es conocida con el nombre de Harriako Amarbirjiña. Su presencia en la zona se sustenta en una leyenda que afirma que la Virgen bajó desde Arrate hasta San Lorenzo y fue en ese punto donde puso el punto final a la marcha. Para completar ese recorrido necesitó dar tan solo tres pasos. El primero le llevó hasta el río Deba, dejando una huella en una roca de un muro situado junto a la ermita de la Magdalena. La segunda pisada quedó marcada en el desaparecido caserío Toletxe y la tercera fue la que le llevó hasta el lugar en el que tuvo lugar la misa el pasado domingo.

Siendo fieles a la tradición, esta celebración debería de haber tenido lugar el pasado 8 de septiembre pero, esa jornada, todos los actos se concentran en el barrio eibartarra de Arrate, donde se guarda la figura original, por lo que desde hace unos veinte años la misa acostumbra a celebrarse el domingo siguiente a la conmemoración del día de Arrate. Esta fecha, sin embargo, no ha sido la única en la que ha se ha celebrado el día de esta Virgen en Sallobente-Ermuaran. Según recoge el historiador Koldo Lizarralde en el libro 'Fiestas populares de Elgoibar', en el pasado la misa se celebró también el 19 de septiembre y solía ir acompañada de una romería a la altura del molino de Gelatxo Errota. La romería terminó por desaparecer y estos últimos años los fieles han conmemorado el día de la Virgen de Harria con una misa, tal y como sucedió el domingo.

Una larga historia

Los primeros datos relativos a esta figura nos trasladan a 1863, cuando «José Arriola coloca la imagen de la 'Virgen de Harria' en la carretera que conduce a San Lorenzo, muy próxima al caserío Gelatxo Errota', según se puede leer en 'Fiestas populares de Elgoibar'. En 1978, la figura abandonó su emplazamiento original debido a las obras de ensanchamiento de la carretera a Sallobente-Ermuaran llevadas a cabo durante la alcaldía de Luis Arrieta. El traslado se realizó en la modalidad de auzolan y, según se apunta en el libro de Koldo Lizarralde, fue efectuado por un equipo formado por 'Txomin, Lorenzo Juaristi, Estévez, el albañil, y Pedro Artola'.