Un 'superviviente' del triatlón, camino del Ironman 70.3 de Río de Janeiro

Carrera. Konde, que corre con el club Elgoibar Flow Kirol Kluba, en una prueba disputada en Donostia./
Carrera. Konde, que corre con el club Elgoibar Flow Kirol Kluba, en una prueba disputada en Donostia.

Iñaki Konde, de 68 años, buscará en Brasil el billete para el Campeonato del Mundo de Veteranos

AITOR ZABALAELGOIBAR.

Iñaki Konde sigue engrosando su palmarés de títulos. El pasado fin de semana se subió a lo más alto del podio en el Campeonato de Euskadi Acuatlón, al alzarse con la victoria en el III Acuatlón de Getxo dentro de la categoría V3 (competidores de 60 a 70 años). Konde (Elgoibar, 1951) fue el más rápido en una prueba en la que los competidores afrontaron un tramo de natación de un kilómetro en la playa de Las Arenas al que siguió una carrera a pie a lo largo de un recorrido de cinco kilómetros.

Iñaki Konde, que corre defendiendo los colores del equipo Elgoibar Flow Kirol Kluba, piensa ahora ya en el que es su gran desafío en esta temporada, la participación en el Half Ironman 70.3 que se va a disputar en la playa Recreio dos Bandeirantes de Río de Janeiro el 22 de septiembre. Participantes llegados de todos los rincones del mundo se pondrán a prueba en un exigente desafío que se iniciará con un primer tramo de natación de 1.900 metros al que seguirán 90 kilómetros en bicicleta y una carrera a pie de 21 kilómetros. El reto físico al que Iñaki Konde se va a enfrentar es de una alta exigencia. Esta dificultad se ve acrecentada por el hecho de que su objetivo es ser el primer corredor en su categoría (65-70 años) y, de este modo, hacerse con el derecho a disputar el Campeonato Mundial de Triatlón.

Peso a lo ambicioso del objetivo, Konde no duda en definirse como un 'superviviente' de esta modalidad deportiva. La exigencia en este tipo de pruebas ha crecido de una forma notable desde que el veterano deportista elgoibartarra se inició en el mundo del triatlón hace ya más de treinta años. En la actualidad, los participantes no solo se miden a otros competidores sino que, además, tienen que estar pendientes de un rival que puede dejarles fuera de la carrera en cualquier momento: el tiempo de corte. «En los primeros años no había límite de tiempo para finalizar la prueba. Era una aventura. Concluirla con éxito te permitía calificarte como 'finisher'. Ahora la situación es diferente y te van sacando de la carrera si no completas los diferentes sectores en el tiempo límite establecido por la organización de la prueba. Es una presión añadida que tienes que superar y que, además, es igual para todos los competidores. Da lo mismo que tengas 30 años o cerca de 70, como es mi caso. Afortunadamente, hasta la fecha no he pasado por esa situación, y espero seguir así en las próximas carreras», señaló el triatleta elgoibartarra.

Puesta a punto

Si alguna ventaja dan los años es la experiencia. Konde lleva más de treinta años dedicado al mundo del triatlón, lo que le permite saber mejor que nadie cómo tiene que afrontar este tipo de pruebas y la manera de poner a punto su cuerpo para encarar con garantías un desafío del nivel del que le espera en Río de Janeiro el próximo mes de septiembre. En ese proceso de entrenamiento, ser metódico y constante es clave para alcanzar el éxito, tal y como afirma el deportista de Elgoibar. «Preparo el sector de natación nadando en piscina cuatro veces por semana. En dos de esas sesiones combino la natación con la bicicleta, y en la tercera combino la natación con la carrera a pie. Hay jornadas en las que compagino el entrenamiento en bicicleta con la carrera a pie, aunque no lo hago muy a menudo. La transición entre ambas modalidades es muy dura. El músculo se acostumbra al gesto de la pedalada y luego, cuando toca correr, se resiente».

Su preparación sobre la bicicleta consta de tiradas cada vez más largas en las que intercala series a un ritmo intenso con el objetivo de ir afinando su puesta a punto. «El programa de un día normal de entrenamiento de bicicleta dentro de la fase de preparación en la que me encuentro empieza sobre las 8.00. Una vez en la carretera completo el tramo hasta Deba a un ritmo de 120 pulsaciones por minuto. En Itziar trato de dar el máximo, para recuperar luego en la bajada y afrontar después una serie de 10 minutos a 140 pulsaciones entre Zumaia y Zarautz. De vuelta a Elgoibar, recupero antes de afrontar la subida a Itziar, donde aumento la intensidad. Una vez en Deba, inicio la marcha hacia Elgoibar, intercalando en el recorrido una nueva serie de diez minutos más intensa, antes de dar por concluida la sesión», señaló el deportista elgoibartarra.

Las series también juegan un papel crucial en la preparación del sector de natación, alternando tramos de 50 metros a un ritmo suave con otros más largos (150 metros, 200 metros,...) a un ritmo muy rápido. Sin embargo, no sucede lo mismo con la preparación de la carrera a pie, en la que tiene descartadas las series al considerarlas perjudiciales para una persona que, como él, suma ya 68 años.

Estas metódicas sesiones de entrenamiento se combinan con la participación en distintas pruebas con el objeto de ir chequeando su estado de forma. El pasado 2 de junio compitió en el Bierzotriman disputado en Villafranca del Bierzo, logrando hacerse con la tercera plaza en su categoría, El 29 de junio disputó el Triatlón de Donostia y el pasado fin de semana el Acuatlón de Getxo que tan buen sabor de boca le dejó. La próxima cita tendrá como marco la localidad vallisoletana de Medina de Rioseco, donde el 12 de agosto se va a disputar el V Desafío Castilla y León-Canal de Castilla. La prueba consta de un tramo de natación de 1.900 metros en las aguas del Canal de Castilla, un recorrido en bicicleta de 90 kilómetros y una carrera de pie de 21 kilómetros.