Ricardo Azkargorta ganó el octavo Concurso de Pintura al Aire Libre

Pintores. El concurso de este año ha contado con la participación de 20 artistas. / EGUR
Pintores. El concurso de este año ha contado con la participación de 20 artistas. / EGUR

El eibartarra Esteban Oroz se hizo con el segundo puesto y el ermuarra Jon Idigoras, con el tercero

AITOR ZABALAELGOIBAR.

El primer premio del VIII Concurso de Pintura al Aire Libre de Elgoibar se fue a Bergara. Un trabajo de Ricardo Azkargorta que tomó como punto de partida el ascensor de la calle Trenbide fue el más valorado por el jurado, y le hizo acreedor a los 800 euros con los que estaba dotado ese primer premio.

Los 500 euros del segundo fueron para el eibartarra Esteban Oroz, que posó su mirada en la vieja fachada de un inmueble situado en la calle Pedro Miguel Urruzuno, justo en frente del ambulatorio. Estas misma calle sirvió de fuente de inspiración para el ermuarra Jon Idigoras. Su trabajo se centró en la línea de viviendas de la que forma parte la sociedad Ego-Toki y le hizo merecedor al tercer premio y, con él, a los 300 euros que lo acompañan. Finalmente, el jurado del concurso acordó conceder a Álvaro Espiga el premio a la mejor obra realizada por un autor local, dotado con 150 euros, por un cuadro que puso el foco en la figura que corona la fuente de la calle San Franzisko y en el edificio de la Casa de Cultura.

El VIII Concurso de Pintura el Aire Libre organizado por el taller de arte Egur ha contado este año con la participación de 20 pintores (16 hombres y cuatro mujeres). La representación vasca ha sido mayoritaria, aunque entre los inscritos de este año también han estado presentes un pintor francés y otro alicantino. La presencia de pintores de Elgoibar también se ha dejado sentir, con tres representantes entre los concursante en liza.

Las obras que se han pintado este año han pasado a formar parte de una exposición que se podrá admirar en el sótano de la Casa de Cultura hasta el próximo sábado, entre las 18.30 y las 20.30.

Los que pasen por la muestra verán el espectacular resultado de una mañana intensa en la que los pintores tuvieron unas pocas horas para plasmar en el lienzo lo que estaban viendo ante sus ojos.