La próxima semana se asfaltan Aita Agirre y su entorno

Obras. Vista de la plaza Aita Agirre y su entorno. / AITOR
Obras. Vista de la plaza Aita Agirre y su entorno. / AITOR

La calle Pedro Migel Urruzuno se cerrará al paso de vehículos a la altura de la sociedad Ego-Toki entre el 17 y el 25 de julio

AITOR ZABALAELGOIBAR.

Las obras de reurbanización de la plaza Aita Agirre y su entorno han condicionado el tránsito de peatones y vehículos por la zona desde la puesta en marcha del proyecto. Los espacios vallados y el continuo trasiego de maquinaria pesada y trabajadores han convertido la zona en un espacio prácticamente intransitable. Todas estas molestias, propias de una obra de esta envergadura, están cada vez más cerca de su conclusión. En el horizonte se vislumbra ya el aspecto final que tendrán Aita Agirre y su entorno pero todavía tocará tirar de paciencia unos días más y, en especial, en el caso de los conductores que quieran acceder con sus vehículos a la zona.

El fresado y el asfaltado de la calzada en Aita Agirre han llevado al Ayuntamiento a cerrar el paso de todo tipo de vehículos hacia esa zona entre el 17 y el 25 de julio. En concreto, la calle Pedro Migel Urruzuno se cerrará a la altura de la sociedad Ego-Toki y la pizzería Salento, al igual que se hará junto a la fuente de San Franzisko. Tal y como han adelantado desde la Policía Municipal se permitirá el acceso a la zona carga y descarga de la calle Pedro Migel Urruzuno a vehículos y furgonetas ligeras, pero en lugar de seguir hacia Aita Agirre deberán abandonar la calle por la cuesta del Lorito para encaminarse a continuación hacia la calle Errosario y el puente de Txankakua, donde se incorporarán a la N-634. Los camiones y vehículos de grandes dimensiones, por su parte, accederán al centro por Maala y la calle San Franzisko, ante las dificultades que supondría maniobrar en el Lorito debido al escaso radio de curva que presenta. Al igual que los vehículos ligeros, deberán dirigirse hacia la calle Errosario para abandonar el casco urbano.

Traslado a Aita Agirre

La recta final de la reurbanización de Aita Agirre y su entorno se verá acompañada por la ocupación paulatina del edificio Aita Agirre. La más madrugadora va a ser la biblioteca municipal Gotzon Garate, que este lunes iniciará las labores de mudanza, una ardua tarea que incluye el traslado de los 40.000 ejemplares que guarda en sus baldas y armarios, así como la puesta punto de las instalaciones. Se desconoce cuándo finalizará esta labor pero, según han indicado las responsables de la biblioteca, la reapertura en su nueva ubicación de Aita Agirre se anunciará con la debida antelación.

Por su parte, los departamentos de Cultura, Euskera y el Euskaltegi radicados en el edificio de la Casa de Cultura comenzarán su traslado a Aita Agirre este mismo mes de julio, lo que les permitirá retomar la actividad con normalidad después de agosto.