Zorrozaurre acoge la venta de segunda mano que se perdió en la calle Estación

Vendedores y clientes de la comarca que participaban en el Geltoki ahora lo hacen en el Open Your Ganbara, de Bilbao. /  ECHALUCE
Vendedores y clientes de la comarca que participaban en el Geltoki ahora lo hacen en el Open Your Ganbara, de Bilbao. / ECHALUCE

Vendedores y clientes que participan en el mercado bilbaíno ven con nostalgia el Geltoki que tenía lugar en Eibar

A.E. EIBAR.

Asistir a Open Your Ganbara, en la antigua fábrica Artiach, de Bilbao, en Zorrozaurre, es recordar el antiguo mercadillo con productos de segunda mano que se organizaba en la calle Estación. Y, es que muchos de los vendedores y clientes que participaban de la oferta eibarresa ahora se trasladan a Bilbao todos los domingos, para vender o adquirir ropa de segunda mano, libros, adornos, música y muchas antigüedades.

Open Your Ganbara cuenta con cuatro espacios claramente diferenciados para amateurs y profesionales, incluso disponen de zona relax donde tomar el desayuno o aperitivo. La feria de Eibar Geltoki Market llegó a contar con setenta stands a lo largo de la calle Estación. El primer evento eibarrés tuvo lugar en el 2013, pero tan solo se organización tres ediciones. Decenas de personas y perfiles diversos, desde jóvenes alternativos hasta séniors aprovechaban las gangas que se ofrecían y se unían para dar vida a un evento cuando menos, diferente.

Lo cierto es que la iniciativa dio mucho ambiente a una calle que atraía a eibarreses de otros barrios. Después, los comerciantes de Zona 10 desistieron de montar nuevas ediciones.

Todo era posible, sacar la ropa, libros, muebles de los trasteros, en un ambiente especial, hasta exponer marcas propias y creaciones en un entorno único o simplemente curiosear y pasar un agradable día del sábado al mediodía.

El caso es que el mercado bilbaíno ha ido creciendo poco a poco, a medida que desaparecían otros mercadillos, ampliando espacios siempre con sus recursos y esfuerzos y ahora ya disponen de más de 2.500 metros, en un rastro abierto a todos los públicos, dentro de la iniciativa del Zorrozaurre creativo.

Variedad de productos

La feria bilbaína comenzó en el 2009, durante el primer domingo y el último de mes, pero desde el 2016 lo hacen todos los domingos, bajo unos pabellones industriales antiguos. Cualquiera puede vender los productos de segunda mano, previa reserva de la mesa de venta al precio de 15 euros. Rosi y Maria, dos eibarresas que tenían la mesa llena de ropa, señalaban que fueron por primera vez «hace tres años y nos divertimos mucho, aunque con las ventas que hicimos solo pudimos pagar la mesa. Hemos vuelto de nuevo y vemos que cada vez hay más gente, pero que les cuesta decidirse. Es una pena que se perdiera la feria Geltoki de la calle Estación», señalaban.

Los mercadillos de segunda mano, curiosamente, ofrecen la posibilidad de llevar a cabo un cambio de vestuario completo por escaso dinero. El consumo colaborativo sirve aquí como un punto de partida, un pretexto para mezclar mundos y crear comunidad compartiendo el amor por la cultura de las 3R (reutiliza, reduce, recicla). Por ello, el evento bilbaíno ha hecho que el barrio vaya cambiando, con la llegada de nuevos vecinos, nuevos proyectos, hasta incluso ha logrado que se abran nuevas tiendas de antigüedades, sobre locales vacíos.

«No abundan los mercados de segunda mano. Este de Bilbao es muy bonito porque hay actuaciones de música, bares, y se da mucho ambiente», señala Iñaki, un joven eibarrés que asistía al rastro bilbaíno también recordando la antigua la feria que se organizaba en Eibar de parecidas características. «Se podía recuperar alguno de los pabellones industriales que tenemos cerrados en Eibar, para montar algo parecido», concluye Iñaki.