Una vida truncada a los 38 años en un accidente

Un nieto de Niceto, Javier, contó en la presentación del libro varios pasajes de la vida del higienista, mostrando a una persona con una gran inquietud intelectual que escribía tanto de temas médicos, como sociales o etnográficos. Colaborador de los médicos Agirre y Madinabeitia, consiguió la plaza de médico en el Laboratorio municipal que el primer médico creó. «Fue duro contra las adulteraciones de vinos, chocolates y caramelos que se realizaban en la época». A partir de aquí realizó una intensa actividad en la protección de la salud laboral, la calidad de los alimentos y las aguas, y la salud infantil, así como en la edición de escritos, libros o impartición de conferencias. Murió en un accidente de una moto Sidecar, en la que viajaba, a los 38 años, en la zona del Alto de San Miguel, en 1920, dejando tres hijos. La fatal salida de calzada del sidecar en el que viajaban sus dos buenos amigos, el pintor Jacinto Olave y el industrial Ignacio Anitua, truncó de raíz una floreciente trayectoria. «Con tan sólo 12 años de ejercicio de la medicina, podemos imaginar lo que hubiera podido llegar a ser», finalizó Javier.

 

Fotos

Vídeos