«Donde vamos revolucionamos»

La orden va a llevar a cabo un trabajo de apostolado espiritual./
La orden va a llevar a cabo un trabajo de apostolado espiritual.

Esta orden religiosa aspira a que el barrio rural de Arrate sea también un centro de espiritualidad. Las Carmelitas Samaritanas se instalan en el hotel Krabelin convertido en un convento

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Cada mes se cierra un monasterio de los más de 800 que perduran en el Estado; pero en Eibar, en concreto en Arrate, se va a abrir uno nuevo, por parte de la Orden de las Carmelitas Samaritanas en el cerrado hotel Krabelin -propiedad del Obispado-.

Todo comenzó el pasado mes de marzo, cuando un grupo de monjas carmelitas que habían participado en la Javierada comentaron al obispo José Ignacio Munilla, «medio en broma, medio en serio», de si disponía de una casa libre para implantar esta orden, en Gipuzkoa. Desde esta Diócesis se respondió de inmediato que quedaba libre el hotel Krabelin para su uso. De esta manera, la orden de las Carmelitas Samaritanas que contaba con dos sedes en Valladolid y Oviedo ha podido ampliar su ejercicio religioso a una tercera sede más en Arrate.

Su llegada al barrio rural, el pasado 4 de julio, levantó sorpresa, pero también interés por conocerlas. A los tres meses de su llegada, las carmelitas miran ya al barrio «como un futuro centro de espiritualidad».

Realizan apostolado espiritual y no son monjas de clausura, ni hacen trabajos socialesSu fuente de ingresos es la venta de galletas, pasteles, cuero, patés, jabones y joyas

Van a ser 10 las monjas que van a vivir en Arrate. En precario, pero con una ilusión enorme, están reconvirtiendo el hotel Krabelin en un convento que está cambiando de fisonomía con las obras que han encargado a una empresa de albañilería eibarresa.«La casa nos la han ofrecido de forma gratuita. Nos han recibido de forma extraordinaria en Arrate y en las parroquias de Eibar a las que vamos», expresan.

El próximo día 16, tendrá lugar en el santuario, a las 12.00 horas, la presentación oficial de la orden en Arrate, con presencia del obispo José Ignacio Munilla. En nombre de la Diócesis de San Sebastián, «damos la bienvenida al obispo Munilla, pero queremos alentar a todos los ciudadanos de la comarca a que se unan a nosotros». Seguidamente, el día 22 a las 17.00 horas se procederá a la toma de hábito de una nueva componente, acto que estará presidido por el obispo emérito de Paraguay que llegará a Arrate, tras haber visitado a su familia de Azkoitia.

Reconversión del hotel

La priora superior Olga María del Redentor maneja el movil y no interviene en la entrevista, seguramente llevando a cabo intensas gestiones para la limpieza del hotel y poder instalarse más comodamente. Pero el resto de monjas demuestran que su fe mueve fronteras y apuntan que «allí donde vamos revolucionamos».

En principio, se plantean llevar a cabo la reconversión del antiguo hotel, cuyas 14 habitaciones se transformarán en unas 10 celdas, además de la construcción de unas salas para la organización de conferencias y de convivencias. También contemplan la construcción de una pequeña capilla, aunque su ejercicio evangelizador se va a extender preferentemente por las parroquias de Eibar. Plantean la organización de convivencias y reuniones de formación espiritual, para toda persona interesada, así como una Pascua espiritual y acogimientos.

Múltiples profesiones

Las monjas que se han instalado en Eibar presentan una media de edad de 34 años, con 21 la más joven y 70 la más veterana. Entre las profesiones y titulaciones que poseen se encuentran desde periodistas, médicos, ATS, e incluso una de ellas fue boxeadora «para entrar en el Ejército», señala.

Su fuente principal de ingresos será la venta de productos. Organizan mercados con la venta de galletas, mermeladas, patés, jabones, joyas y artículos de cuero. «Tenemos que mantener el convento con estas ventas. Nos han dicho que muchas personas vienen a Arrate y vamos a preparar nuestro mercado». De hecho, están tratando de aprender y cantar la canción de Arrateko Ama, paa entonarla hoy día de la Virgen.

Se levantan a las 6.30 horas. Rezan, celebran misa, y se dedican a la elaboración de los productos que después sacan a la venta. Cada una se ocupa de un departamento de trabajo diferente. A lo largo del día celebran sus momentos de recogimiento y de oración, y de recreo en el que comparten sus inquietudes, y vuelta a la oración, ante de la llegada de la noche. «El trabajo manual y el hecho de que todo sea de todas, es otra característica de la vida samaritana. Todo es común y compartido; todo es de todas: el talento de una hermana es de todas, el sufrimiento y el dolor de una también lo es de todas. Y la unidad por encima todo, como deseo supremo de Jesús», expresan.

Las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús se constituyeron en la Iglesia «oficialmente» en junio del año 2012, pero su itinerario carismático comenzó el 16 de junio de 2001, cuando comprendieron y acogieron la llamada de vivir sólo para el Corazón de Jesús. «Nuestra vocación es el Corazón de Cristo. Ahora hemos presentado al Vaticano unas nuevas constituciones para su aprobación definitiva por Roma, en las que sin dejar de ser contemplativas vamos a llevar a cabo una tarea apostólica en las parroquias, para hacer catequesis y de apoyo espiritual», finalizan muy ilusionadas de hacer realidad todos su planes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos