La única ciudad de Gipuzkoa sin carril ciclista

Eibar va a dar un notable salto en la construcción de bidegorris, una infraestructura, en el que era la única que hasta ahora carecía. La construcción del bidegorri que va de Elgoibar a Malzaga-Azitain abre paso a su conexión con el proyectado paseo desde Azitain a Estaziño -por encima de la vía del tren-. También, ofrece la a posibilidad de ampliar la zona de paseo ciclista con la que ahora se reforma, entre Legarre-Amaña.

Las obras del primer tramo, entre Malzaga y Azitain, comienza a lo largo de este mes. En total consta de cinco pasarelas paralelas al río y la vía del tren, mientras que en algunos tramos transcurre por debajo de la autopista. Su coste asciende a 5,1 millones de euros.

Otro tramo será el cubrimiento de la vía del tren, desde Azitain a Estaziño se postergará en el tiempo, una vez que el presupuesto de 2019 sólo incluido 90.000 euros para el inicio de obra de unión entre ambos puntos. Por medio de un convenio marco firmado entre el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento, se prevé hacer frente en la próxima legislatura a este proyecto bajo un presupuesto de 18 millones de euros que será financiado a partes iguales por ambas instituciones.

El otro tramo vendrá con el cambio del adoquinado de Amaña que hará lograr un cómodo paseo y un carril ciclista.

El objetivo último de estas obras es habilitar una zona de bidegorri o carril bici que una Eibar de extremo a extremo, «una de las reivindicaciones de los vecinos», tal y como subraya el alcalde De los Toyos.

Además, más a largo plazo se trata de conseguir la conexión de Amaña con el parque fluvial que se unirá con Ermua, en base a un anteproyecto que fue realizado por Debegesa y que incluía un paseo fluvial sobre 17.655 metros cuadrados