Una treintena de jóvenes se beneficiarán de las ayudas municipales para el alquiler

Las viviendas de Egazelai son alquileres sociales ocupadas por jóvenes. / FÉLIX MORQUECHO
Las viviendas de Egazelai son alquileres sociales ocupadas por jóvenes. / FÉLIX MORQUECHO

La aportación realizada hasta el momento para hacer frente a esta iniciativa asciende a 47.380 euros |

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El Ayuntamiento de Eibar ha aprobado, hasta el momento, una treintena de solicitudes de ayudas al alquiler de viviendas a jóvenes eibarreses de entre 18 y 35 años desde que se pusiera en marcha la convocatoria de este año, que sigue abierta hasta el próximo 16 de noviembre. De las 39 solicitudes cursadas hasta el momento, tres han sido denegadas por no cumplir el requisito referente a los ingresos de los posibles beneficiarios, y otras seis están pendientes de resolución.

La aportación media de ayuda por parte del Ayuntamiento a cada joven ha sido de alrededor de 150 euros al mes. Hay que tener en cuenta que la ayuda municipal varía en cada caso dependiendo de los ingresos de los jóvenes beneficiarios, siendo el mínimo a subvencionar el 10% del alquiler y el máximo del 50%, que en ningún caso podrá superar los 550 euros mensuales. Además, si bien un joven puede alquilar en solitario un piso y acogerse a la ayuda, son varias las solicitudes en las que los alquileres se llevan a cabo entre más de una persona. En una modificación aprobada en las bases de este año se detalla que, en todo caso, no podrá recibir una ayuda mensual superior a los 250 euros.

El importe total aprobado por el Consistorio para apoyar esta treintena de solicitudes es, de momento, de 47.380 euros, pendiente aún de que se cierre el plazo y haya más peticiones que se aprueben, así como de que se resuelvan las solicitudes en proceso de decisión.

Estas subvenciones persiguen un doble objetivo. Por un lado, el de movilizar vivienda deshabitada al mercado de alquiler y, por otro, el de facilitar la emancipación de los jóvenes. Para acceder a estas subvenciones municipales se deben cumplir una serie de requisitos. En primer lugar, todos los miembros de la unidad convivencial que residan en la vivienda alquilada deben tener una edad comprendida entre 18 y 35 años, excepción hecha de los menores dependientes, así como que todos los miembros de la unidad convivencial carezcan de vivienda en propiedad, derecho de superficie o usufructo.

Excepciones

En este punto, serán una excepción las personas separadas-divorciadas, las víctimas de violencia de género o quienes dispongan de una propiedad pero no del usufructo por estar atribuido a otra persona. Por otro lado, al menos una de las personas integrantes de la unidad residencial deberá haber estado empadronada en Eibar durante al menos 2 años ininterrumpidos, contados desde la publicación de la convocatoria o un mínimo de 5 en los últimos 10 años. El límite de ingresos de la unidad convivencial deberá ser inferior a 25.000 euros brutos anuales (en el caso de unidades de convivencia integradas por un solo miembro); o 39.000 euros brutos anuales (si son dos o más miembros). En el caso de personas separadas o divorciadas, para el cálculo del importe total de los ingresos se restarán los importes correspondientes a la pensión por manutención de hijos, así como el importe de las cuotas hipotecarias mensuales. Otras condiciones son: que ningún miembro de la unidad convivencial tenga vinculación familiar con la parte arrendataria de la vivienda hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad; que todos los miembros de la unidad convivencial estén inscritos o hayan solicitado la inscripción como demandantes de alquiler en el registro oficial de solicitantes de vivienda, Etxebide; que ninguno de los miembros de la unidad convivencial sea perceptor de la Prestación Complementaria de Vivienda ni de ninguna otra ayuda económica de carácter análogo; o que el contrato de alquiler esté a nombre de todos los miembros de la unidad residencial, en el caso de que los inquilinos no formen una unidad familiar.

No procederá la concesión de la subvención en casos como que el contrato de alquiler sea de fecha anterior al 1 de enero de 2016; que la vivienda arrendada sea de protección oficial de promoción pública o esté sujeta a los programas de movilización de vivienda vacía, Bizigune, o de intermediación en el mercado de alquiler de vivienda libre, ASAP o similares; que las rentas por alquiler superen la cantidad que se indique en la correspondiente convocatoria; que la duración del contrato de arrendamiento sea inferior a un año; o que se haya disfrutado de la subvención durante los 5 años inmediatamente anteriores al de la concesión.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos