El talento del autodidacta

Esteban Oroz es un pintor multidisciplinar que tiene su particular relación con la luz natural./M. ASKASIBAR
Esteban Oroz es un pintor multidisciplinar que tiene su particular relación con la luz natural. / M. ASKASIBAR

El pintor eibarrés de 75 años no descansa ni en vacaciones: «Los llevo allá a donde voy, cualquier paisaje tiene su belleza para pintar» Esteban Oroz lleva desde niño entre caballetes, pinceles y cuadros

J.A. REMENTERIAEIBAR.

El polímata florentino del Renacimiento italiano Leonardo de Vinci fue autor de una frase sobre la pintura que resume a la perfección lo que es el arte de la pintura: «El ojo recibe de la belleza pintada el mismo placer que de la belleza real». Una frase lapidaria. Salvando siglos, salvando el legado de aquel sabio que abarcó conocimientos en diversos campos de la ciencia, arte o humanidades, nos encontramos uno de estos días con el pintor eibarrés Esteban Oroz, que no abandona en vacaciones ni su caballete ni sus pinceles, «los llevo allá a donde voy, para mí cualquier rincón o paisaje tienen su belleza para pintar».

Desde niño brotó en él la pasión por la pintura. Tiene 75 años, no ha parado de producir cuadros, y de ganar certámenes. Miembro de la Asociación Artística Eibarresa. «Todo empezó cuando era crío, tenía un amigo que estaba enfermo y solía ir a su casa para acompañarle, dibujamos y pintábamos, de ahí surgió mi afición». Este verano sus obras han sido premiados en varios concursos. No ha descansado, desde el pasado mes de julio ha recibido varios galardones. «Me gusta, ni en vacaciones paro», comenta con una visible sonrisa. A su curriculum se han sumado en estas últimas semanas tres primeros premios repartidos en Mutriku, Cenicero (La Rioja) y Hondarribia y dos segundos en Elgoibar y en La Sierra de Cameros (La Rioja). «La semana que viene me voy a desplazar a Orozco y Tudela, hay dos concursos y tengo intención de presentarme».

Esteban Oroz se caracteriza por pintar con luz natural, sin foto, «me peleo con la luz del día. Esto es muchísimo más complicado que con foto, pintar con foto es como subir al Tourmalet agarrado del coche del jurado. Dominar la luz requiere experiencia, sus oscilaciones hacen que haya cambios porque se ve bonito en todas sus facciones, lo que ocurre es que corres el peligro de estropearse el cuadro, se puede hacer una ensalada mixta si no dominas la técnica, por ello es importante tener un control».

Lleva ganados tres primeros premios y dos segundos en distintos concursos desde julio«Pintar con foto es como subir al Tourmalet agarrado al coche del jurado»«Sorolla es mi pintor predilecto, su luz es la consecuencia de las sombras»

Artista versátil

Generalmente los pintores suelen tener sus disciplinas, sus particulares preferencias, en el caso de nuestro interlocutor no hay una modalidad específica, es versátil. «Me considero artista, hago de todo desde retratos, pasando por pastel, óleo y temáticas dispares como pueden ser paisaje y bodegones. Todo aquello que veo y me guste, lo pinto, me peleo con ello», confiesa. Se considera autodidacta, «prácticamente me he hecho a mí mismo, aunque sí he realizado algún cursillo puntual, en esencia me he forjado yo mismo».

Los artistas suelen inspirarse en algún gran maestro, en el caso de Oroz su pintor predilecto es el prolífico valenciano Joaquín Sorolla, quien dejó más de 2.200 trabajos catalogados. Siendo su obra madura etiquetada como impresionista, postimpresionista y luminista. «La gente dice que Sorolla domina la luces, no, en mi opinión ha sido un maestro de las sombras. Sorolla es interesante por su gran habilidad en el manejo de las sombras, es todo lo contrario a las luces, por esa razón le sale esa luminosidad. La luz de Sorolla es la consecuencia de las sombras. En mi caso, intento dominar las sombras, pero es un intento. El director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, me llegó a decir que le recordaba a Sorolla, realmente es el mayor elogio que me han podido hacer».

Eibar ha sido, y es una notable cantera de artistas. El gran maestro ha sido el universal Ignacio Zuloaga. Hay escuela de dibujo y una activa asociación artística que recientemente se desplazó a Bilbao para ver una muestra retrospectiva dedicada a Zuloaga en el Museo de Bellas Artes, incluso en el mes de julio hubo una exposición del 'Museo del Prado en las calles' en la plaza de Unzaga con un rotundo éxito. Según cálculos del ayuntamiento más de 40.000 personas la visitaron.

El dibujo, fundamental

«No puedo decir el número de pintores que somos, pero sí que puedo decir que en Eibar hay una gran afición. El nivel de la pintura en nuestra ciudad es normal, bien para competir en los concursos. Somos pocos los que andamos presentándonos, antes solía ir Vicente Iriondo, pero lleva tiempo sin acudir a ninguno», apunta Oroz, quien confiesa que para dominar el color y la perspectiva, es decir, todo aquello que se trata de trasladar la realidad a un cuadro «hay que tener ganas y disciplina» y añade que «para concursar debes ir preparado como si fueras a un maratón. A veces, observas, que algunos aparecen por primera vez con unos pincelitos, pero eso no es así. Para pintar otra de las facetas que no puede obviarse es dominio del dibujo, en ocasiones, ves errores conceptuales de dibujo que hacen que el ojo se te vaya al fallo, por eso pienso que es fundamental dominarlo».

El concurso de Hondarribia es una de las preferencias de Oroz, se exige pintar al natural, si no es así, se descalifica a quien lo haga con foto. «Fui a propósito, me dije a mí mismo que ese concurso no me lo perdía. En Aguilar de Campoo es preceptivo pintar al natural, nada de fotos». Una de sus debilidades es visitar los museos de Madrid y Bilbao, «bueno todos aquellos con los me encuentre. Vi la muestra de Zuloaga en Bilbao con la Asociación Artística y me pareció extraordinario. Me encantó también el 'Museo del Prado en las calles' en Unzaga, lo mejor que se ha podido hacer, el público mostró interés, todo un acierto».