Silvia Zuluaga: «La mayoría de los mensajes sobre nutrición son inadecuados»

Silvia Zuluaga, médica y experta en dietética e higiene alimentaria, ha publicado una novela./F. MORQUECHO
Silvia Zuluaga, médica y experta en dietética e higiene alimentaria, ha publicado una novela. / F. MORQUECHO

Recomienda los productos frescos y de temporada y huir de la alimentación ultraprocesada

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Silvia Zuluaga (Eibar, 1964) ha escrito el libro 'A dieta: en la vida real' (www.adietaenlavidareal.com), una novela que aborda nuestros intentos de adelgazamiento y en el que trata que todo el mundo se sienta reflejado en su lectura. La relación con sus pacientes, amigos y familia ha sido fuente de inspiración para crear sus personajes. En la publicación, con algunas 'pildoritas de humor', se reflejan comportamientos, situaciones y planteamientos de personas a dieta para adelgazar, los abandonos en el objetivo, las tentaciones... recopiladas no solo en la consulta, sino en el supermercado, en el restaurante, o en el cine. «En definitiva, en la vida real». La presentación de este libro tendrá lugar el día 28 en Portalea.

-En su blog dice que «en la vida hay que hacer tres cosas: escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo». En su caso, primero han sido los hijos, luego el árbol (un manzano) y ahora el libro. No es muy habitual ver a una médico que escribe una novela...

-Es una novela de una persona que se propone adelgazar. No es un libro de recetas, ni ofrezco unas dietas, ni un tratado de nutrición. A la hora de su lectura nos podemos ver reflejados cualquier persona. La protagonista, Mencía Espronceda, decide ponerse a dieta tras no reconocerse en una foto. Ese ha sido el click para Mencía. En el caso de Ana, María, Juan, Pedro, o en tú caso, ese click ha podido ser el dolor de rodillas, las digestiones interminables, la torpeza de movimientos o ese cinturón que aprieta demasiado. Sea cual sea el motivo, una persona a dieta para adelgazar se va encontrando con ciertos obstáculos en su día a día, ¿verdad?

-¿Cuáles son los motivos que le llevaron a publicar el libro?

-Hace tres años puse en marcha un blog (https://doctorazuluaga.com) en el que abordan cuestiones relacionadas con la nutrición. Seguidamente comprobé que había mucha gente que leía mis artículos o hacía comentarios. Por ello, pensé que los médicos tenemos que estar en donde está la gente. Así, busco publicar la información correcta y verdadera. Sentí que mis artículos llegaban mucho a la gente y por este motivo me puse a escribir la novela.

-¿Qué aspectos aborda el libro?

-En 'A dieta: en la vida real', hay escenas que han salido de mi imaginación, pero la mayoría de las situaciones son testimonios o relatos que he oído sin querer, o que me han mostrado algún comportamiento en cuanto a comidas y dietas que he plasmado en este libro.

«En la nutrición hemos ido para atrás, aunque estamos ahora en un punto de inflexión»

«La mejor dieta es la que utiliza productos de temporada»

-¿Cuáles han sido los objetivos que se ha planteado con la publicación del libro?

-Parto de la idea que cada uno de nosotros somos únicos. No obstante, con la lectura también podemos sentirnos reflejados porque abordo cuestiones muy cotidianas. Ocurre que muchas veces hay comportamientos similares entre distintas personas. Los personajes de la novela son ficticiOs, no reflejan a nadie en concreto. Como dice una amiga mía, 'si no fuera porque a mí no me gustan las croquetas, pensaría que soy yo la protagonista de tu libro'. Y es posible que como ella, se sientan identificados con uno o varios de los comportamientos descritos, con uno o con varios de los personajes, o incluso con distintas conductas de distintos personajes.

-¿Existe una correcta nutrición?

-No existe claramente. No podemos decir que la nuestra es más correcta que la de Polonia. Igual tienen aquellos otros productos. Producto fresco, de temporada, y cocinados en casa es lo más correcto.

-¿Las cinco comidas?...

-Tampoco es lo adecuado. Permite mantener el hambre a raya, pero para hacer cinco comidas si voy a comer galletas mejor no hacer esas cinco comidas.

-Vivimos en una sociedad en que no hay tiempo ni para cocinar.

-Vivimos en la sociedad de las prisas. Ocurre que queremos tener tiempo para otras cosas, menos para cocinar por el estorbo que supone. Tenemos productos procesados que solucionan el no cocinar, pero no son los adecuados. Lo adecuado, insisto es lo que podemos preparar.

-¿Cuál es la correcta mentalidad de la persona que quiere adelgazar?

-La mejor manera de afrontar el adelgazamiento es no pensar sólo en el beneficio físico o estético, sino en que siguiendo unas pautas se puede obtener una mejora de la digestión o me va a costar menos moverme, o que la patología de una diabetes o la hipertensión va a quedar mejorada. El organismo tiene un mecanismo de funcionamiento al que no debemos darle prisa.

-¿Cuál es la opinión sobre los superalimentos?

-Son alimentos que no son mejores ni peores que los que conocíamos, caso de la quinoa, que está muy de moda. Son otro alimento. Mejor comer quinoa que las galletas de quinoa, o de maíz. Hay que diferenciar claramente los alimentos que nacen (las verduras), o los que se hacen.

-¿La nutrición y el adelgazamiento están de moda, dado el amplio número de mensajes que nos invade todos los días?

-Claramente vamos hacia atrás. Desde que empecé hace 25 años hasta ahora se ha producido un cambio notable. Los mensajes son inadecuados y nefastos muchas veces porque las cadenas alimentarias lo que buscan es vender y vender. El trabajo en la consulta es un rato de tiempo en el que se dan una serie de pautas y recomendaciones, pero la gente sale y tiene que oír unos mensajes que van desde el '0 en grasa', 'adelgaza comiendo esto', y muchas cosas que son nefastas. Pero soy optimista porque estamos en un punto de inflexión y ya comienzan a oirse cosas correctas, como que la grasa no es la mala de la película.

-Pero es que los mensajes que nos llegan son excesivos y muy abundantes.

-Sí, muchas veces oímos que para adelgazar hay que quemar más calorías que las que entran, o comer en plato de postre, o bajo en grasas, en carbohidratos, la de comer de todo con moderación, la de comer equilibrado, la de combinar alimentos, la de pasar hambre, la de pasar envidia, la de tomar agua de limón, la de tomar pastillas de algas... Y, ante tantas teorías, ¿cuál es la válida? La premisa básica que es adelgazar no es ir en contra del organismo, o la de pedir resultados inmediatos.

-¿Y al final como se desmonta todo esto?

-En el estudio Dietfits se comparó el efecto de una dieta saludable baja en carbohidratos frente al efecto de una dieta saludable baja en grasas, para perder peso. A los participantes se les instruyó para que se centraran en comer comida sin limitar las cantidades, sin pesar, ni fijarse en las calorías. Tampoco se les pidió que modificaran su actividad física habitual. Solo tenían que excluir de su alimentación los productos ultraprocesados. Una dieta baja en grasa puede no ser saludable. Puede ser baja en grasa pero con productos descremados y 0%. Y estos productos suelen tener un alto contenido en azúcares libres. También la dieta baja en hidratos de carbono puede no ser saludable. Puede que haya mucho embutido o productos con grasas no saludables. Las conclusiones, al finalizar el año que duró el estudio, fueron que con las dos se obtenía un resultado parecido. El efecto de ambas dietas fue que las personas participantes perdieron cantidades similares de peso, sin importar su genética, ni su secreción de insulina.

-¿Entonces?

O sea, dieta baja en grasas y dieta baja en carbohidratos, pero con el matiz de que sean saludables. Recordemos que lo fundamental es el evitar la comida ultraprocesada, básicamente la que no necesita de cubiertos para comer; la que se come viendo la tele, en el cine, en el coche... Por ello, la mejor dieta es la que utiliza los productos de temporada. Así que no hace falta contar las calorías, no hace falta pesar las comidas no hay que comer de todo, ni siquiera con moderación, los ultraprocesados no son necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, por mucho que se les añadan vitaminas y demás . No hace falta equilibrar, basta con comer variado. Es necesario comer el producto fresco, mejor si es de temporada y cocinado o preparado en casa. No debemos preocuparnos de combinar porque los propios alimentos están ya combinados entre sí. No hace falta pasar hambre, la de la envidia, bueno, pues esa sí es cierta, ¿verdad? Dan envidia tantas cosas... Pero un viaje alrededor del mundo también, ¿no?

 

Fotos

Vídeos