Sesenta jóvenes se apuntan a las ayudas de emancipación

El Gobierno Vasco construyó un bloque de viviendas en Egazelai para alquilarlas a jóvenes empadronados en Eibar./FÉLIX MORQUECHHO
El Gobierno Vasco construyó un bloque de viviendas en Egazelai para alquilarlas a jóvenes empadronados en Eibar. / FÉLIX MORQUECHHO

El Pleno modifica el requisito de empadronamiento de los solicitantes en Eibar

A.E.EIBAR.

Un total de sesenta jóvenes se han apuntado a las ayudas de emancipación para el alquiler de viviendas. Estas ayudas llevan dos años en marcha, promulgadas a partir de una enmienda de EH Bildu girada en el año 2015. Han supuesto la concesión de 100.000 euros para dar respuesta a esta necesidad.

No obstante, tras dos años en marcha, el Pleno del Ayuntamiento ha considerado necesario introducir mejoras. Así, en base a una propuesta de EH Bildu, apoyada por el PSE e Irabazi, se plantea una modificación en las bases de ayudas, en la que, a partir de ahora, bastará con que una de las personas integrantes de la unidad convivencial esté empadronada en el municipio durante al menos dos años ininterrumpidos, contados desde la publicación de la convocatoria, o, en caso de no cumplir este plazo mínimo, haya estado empadronada en Eibar durante 5 años seguidos dentro de los últimos 10 años desde la publicación. «Hay muchos jóvenes que han tenido que marcharse de Eibar y, ahora, al volver, podrán solicitar esta prestación», señaló Igone Lamarain de EH Bildu. «La vivienda es un problema hoy en día. Parece que en tiempos de crisis se tranquilizó el tema, pero la especulación ha hecho mucho daño al bienestar social. La vivienda ha pasado de ser un derecho a un privilegio», explicó Lamarain en el Pleno.

Más de 1.000 viviendas vacías

Por este motivo, desde EH Bildu solicitaban que «las instituciones tienen que pararse a reflexionar, llevar adelante políticas de vivienda sociales y asegurar que ninguna persona esté en la calle, sin techo.

Ante esta situación, desde EH Bildu explicaron que se plantean muchos proyectos de viviendas, como los del Gobierno Vasco, en Txonta, con carácter de alquiler, además de las que se plantean en Errekatxu o las de Bolingua. «Sabemos que existen más de 1.000 viviendas vacías en Eibar. Es necesario hacer una reflexión sobre la demanda de vivienda en la ciudad y si verdaderamente existe una necesidad incuestionable de construir decenas de viviendas», expresó Lamarain.

Entre los requisitos que se exigen: que todos los miembros de la unidad convivencial mayores de edad que residan en la vivienda alquilada tengan una edad comprendida entre 18 y 35 años, junto al requisito de empadronamiento en nuestra ciudad.

Además, ningún miembro de la unidad convivencial deberá tener vinculación familiar con la parte arrendadora -segundo grado de consanguinidad-, junto a que no podrán disponer de una vivienda en propiedad y deberán estar inscritos o haber solicitado la inscripción como demandantes de alquiler en el registro oficial de solicitantes de viviendas del Gobierno Vasco, Etxebide.

Entre 275 a 110 euros

El importe de las ayudas recibidas oscila entre los 275 a los 110 euros. Otra de las condiciones para poder beneficiarse de estas subvenciones es que los ingresos de la unidad convivencial sean superiores a 3.000 euros brutos anuales e inferiores a 25.000 en el caso de unidades de convivencia formadas por un solo miembro, e inferiores a los 39.000 euros para unidades de dos o más miembros. Junto a todo ello, ningún miembro de la unidad convivencial podrá ser perceptor de la Prestación Complementaria de Vivienda ni de ninguna otra ayuda económica de carácter análogo.

En cuanto a la vivienda arrendada, deberá estar en Eibar. Las rentas de alquiler no podrán superar la cantidad mensual de 550 euros, la duración del contrato será igual o superior a un año y la vivienda no podrá ser de protección oficial ni estar sujeta a programas de movilización de vivienda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos