Un sector que factura cerca de 1.000 millones de euros

De las 40 compañías armeras de todo el Estado, la mayoría están ubicadas en suelo vasco. Facturan una media de 1.000 millones de euros al año, con lo que se demuestra la importancia de este sector. Desde diferentes instancias se reconoce la importancia de la industria armera por su repercusión económica, además de dar empleo a cerca de 1.000 personas.Además, se constata que «tras superar no pocas dificultades, el sector se encuentra en plena recuperación». No en vano las empresas agrupadas en torno a la Asociación Armera mantienen cifras altas de facturación que tratan de superar, año tras año, pese a la dura competencia. Para lograr ese objetivo desde la Asociación Armera inciden en la necesidad de que las empresas del sector «sigan demostrando su capacidad para innovar y para seguir incorporando las últimas tecnologías a los procesos de fabricación»; una práctica por la que la industria ha apostado de manera decidida y que ha permitido al sector «competir a nivel global, llegando a exportar el 90% del total de la fabricación nacional». La Asociación Armera mira con preocupación «las reformas legislativas cada vez más restrictivas sobre la fabricación, comercialización, posesión y uso de armas deportivas», lo que «dificulta la práctica de la caza y el tiro deportivo». Por ello, reclaman «la equiparación de la legislación española a la de países de la Unión Europea donde se respetan los derechos de los cazadores y se valora su contribución cultural, social, económica y su gestión medioambiental».