Ruby, la pistola eibarresa

Pistola Ruby, en el Museo de la Industria Armera./MORQUECHO
Pistola Ruby, en el Museo de la Industria Armera. / MORQUECHO

Se estima que la empresa Gabilondo y Urreisti produjo entre 250.000 y 300.000 pistolas Ruby en total; a ellas se sumarían las fabricadas por otros armeros eibarreses

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

A pesar de que dejó de fabricarse en Eibar en 1919, la pistola Ruby -conocida también como pistola eibarresa- ha vuelto a la actualidad cuando se ha conocido que fue precisamente ese modelo el que se empleó en el atentado yihadista del pasado marzo en la localidad francesa de Trébes, donde un terrorista mató a tres personas tras atrincherarse en un supermercado.

Fue la empresa Gabilondo y Urreisti la que fabricó mayoritariamente la pistola Ruby -también lo hicieron después otros armeros eibarreses- que fue utilizada durante la Primera Guerra Mundial. Se calcula que desde Eibar partieron más de 816.000 armas tipo Ruby. «En aquella época se vendían a Marruecos que después aparecían en manos de los turcos, aliados de Alemania», señalan expertos en armas.

Origen
La empresa Gabilondo y Urreisti fue la primera que fabricó la pistola Ruby, seguida después por otros armeros eibarreses que fueron utilizadas durante la Primera Guerra Mundial.
Unión
La fuerta demanda obligó a crear uniones de empresas para tratar de hacer frente a los suministros.

En 1914, antes del inicio de la Primera Guerra Mundial, Gabilondo empezó a fabricar esta pistola semiautomática, diseñada sobre la base de la FN Modelo 1903, que empleaba el cartucho 7,65 x 17 Browning. La capacidad del cargador era de 9 balas en lugar de las 6 o 7 habituales, algo inusual para la época. La pistola iba a ser exportada a América y a pesar de su pequeño calibre, fue diseñada para posibles ventas militares o policiales. Otros fabricantes españoles habían copiado la FN desde 1905. La Ruby parece ser una copia directa de una pistola llamada 'Victoria' fabricada por Esperanza y Unceta, originarios de lo que es ahora Astra y Unceta.

Unión de empresas

El envío de armas eibarresas fue más masiva en 1915, en una época de florecimiento de la industria armera, con el inicio de la Gran Guerra. Gabilondo envió ejemplares al gobierno francés, que necesitaba ya urgentemente todo tipo de pistolas, y tras varias pruebas, los franceses firmaron un contrato con la empresa eibarresa para producir 10.000 pistolas al mes. Hacia agosto, la cantidad había sido aumentada a 30.000 y más tarde a 50.000 pistolas al mes. A pesar de su tamaño, la empresa apenas podía hacer frente con el contrato inicial y acordó fabricar la Ruby con cuatro socios: Armería Elgoibarresa y Cía, Echealaza y Vincinai y Cía, Hijos de Angel Echeverría y Cía e Iraola Salaverría y Cía.

El contrato estipulaba que cada empresa produciría un mínimo de 5.000 pistolas al mes. Gabilondo produciría 10.000 pistolas, y llevaría a cabo el control de calidad y se encargaría del suministro a las autoridades francesas en Bayona. Como el número de pistolas necesarias aumentaba, la empresa acordó comprar al precio del contrato cualquier excedente de pistolas producidas respecto al número acordado.

Mientras la demanda aumentaba, Gabilondo reclutó a otros tres socios para ayudarle con la fabricación de la Ruby. Se estima que Gabilondo produjo entre 250.000 y 300.000 pistolas Ruby en total. Eso sí, si en la mayoría de los casos se trataba de ejemplares de buena calidad, había otros que no lo eran tanto. Se calcula que unas 710.000 pistolas tipo Ruby de diversas fuentes fueron aceptadas por los franceses, quedando hacia 1920 unas 580.000 almacenadas en los arsenales del Ejército francés. Muchos otros países aliados y algunos de los nuevos países surgidos tras la guerra, como Finlandia y Yugoslavia, también emplearon pistolas tipo Ruby.

Gabilondo dejó de producirlas en 1919 para pasar a modelos más modernos, aunque otras empresas sí continuaron produciendo pistolas tipo Ruby, que siguieron siendo empleadas hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, especialmente por los Maquis franceses y españoles, al igual que por la Milicia Francesa.

En la actualidad es difísil saber cuántas de ellas pueden moverse en el mercado negro. â&euro&lsaquo