Rodolfo Epelde forma a la EGO

Rodolfo Epelde ha regresado a Eibar para formar a los componentes de la Orquesta de Euskadi (EGO), en la 'Uni'.
/MIKEL ASKASIBAR
Rodolfo Epelde ha regresado a Eibar para formar a los componentes de la Orquesta de Euskadi (EGO), en la 'Uni'. / MIKEL ASKASIBAR

La joven Orquesta de Euskadi ofrece hoy un ensayo general, en la 'Uni', abierto al público eibarrés El profesor eibarrés es el encargado de la cuerda de viento metal de la orquesta

JON ZABALA EIBAR.

La joven Orquesta de Euskadi (EGO) lleva reunida desde el pasado sábado 14 de julio en el Centro de residencias de Eibar para preparar uno de los programas musicales más delicados y virtuosos que ha realizado hasta la fecha dentro de su encuentro de verano, que le llevará a realizar una gira de cuatro conciertos por Euskadi. No obstante, el público eibarrés podrá disfrutar hoy de un ensayo general, abierto, en la 'Uni', a partir de las 17.00 horas, en el que se podrá seguir la interpretación de los temas que darán a conocer en su gira

Entre los ocho profesores de la EGO se encuentra el eibarrés Rodolfo Epelde, docente de Musikene, encargado del viento metal. La primera vez que ejerció de profesor en la Joven Orquesta de Euskadi fue hace ya 15 años, aunque llevaba tres sin venir. «Siempre me hace especial ilusión venir a Eibar como profesor y estar con estos chavales. Ahora veo que el nivel de los alumnos es más alto que la última vez que estuve», cuenta Epelde. Además, admite que está muy contento con cómo están marchando los ensayos hasta ahora. «Están yendo muy bien, estamos trabajando mucho. Los chavales tienen nivel. Es verdad que hay algunos que son todavía muy jóvenes, pero están preparados», concluye.

Concierto
La Joven Orquesta de Euskadi (EGO) ofrece un ensayo general, hoy, a las 17.00 horas, en la 'Uni', abierto al público eibarrés.
Profesores
Ocho profesores forman a los componentes de la EGO, entre ellos el eibarrés Rodolfo Epelde, encargado de la sección viento metal
Alumnos
80 alumnos, de entre 16 a 26 años, tocan en la EGO.

De esta manera Epelde puede regresar cada año a su localidad natal para dar clases a los más jóvenes después de su actividad docente y concertística

Con ochenta alumnos

Los 80 alumnos, de entre 16 y 26 años, escogidos para este año (cada año pasan pruebas de acceso y hay varios que repiten) están ensayando mucho para llegar a los conciertos en las mejores condiciones posibles. «Los ensayos los dividimos en dos partes. A las mañanas de 10.00 a 13.30 y a las tardes de 16.00 a 20.00 horas. El martes nos reuniremos todos en el teatro, que es lo que más ganas tienen, y ensayaremos el mismo tiempo pero con la orquesta completa. Por las mañanas trabajaremos un repertorio, un compositor, y por la tarde otro», cuenta Ocón.

La labor del director durante estos días es «pasearse por las clases, llevar los tiempos y decirles mi punto de vista. Al fin y al cabo, hacer todo lo que haga falta para llegar bien al concierto», comentaba.

Este año la Joven Orquesta de Euskadi cuenta con cinco profesores de cuerda, otros dos de vientos y otro de percusión. «Dos de ellos fueron alumnos de la EGO y ahora están tocando en una de las mejores orquestas del mundo, si no la mejor. Son gente muy cualificada y muy capacitada para hacer ese trabajo», señala orgulloso el director.

En cuanto a la convivencia, no hay la menor queja. «Viven encantados. Nos hemos visto desayunando, en los ensayos, luego en la cena... A la noche quien quiera salir sale y quien quiera quedarse en la residencia se queda. Hablamos de todo. El otro día, por ejemplo, se habló mucho de fútbol ya que había una final del Mundial en juego», explica.

Más

 

Fotos

Vídeos