Una relación con Sabina que dura 37 años

La relación entre Pancho Varona y Joaquín Sabina dura 37 años. Cuando Varona preparaba oposiciones al Ministerio de Defensa decidió acudir, en sus ratos libres, al bar Mandrágora, un templo de la música, donde supo que Sabina buscaba un guitarrista. «Me contrató sin oírme. ¡Un héroe! Desde entonces vivo muy feliz a la sombra de un genio. Dos metros a su derecha y dos detrás de él». Cuenta Varona que «Sabina me ha enseñado a contar versos con los dedos y a rimar en asonante y en consonante. Me ha enseñado a leer, a escribir, a viajar, a tocar la guitarra. Y, yo a él no le he enseñado, pero le he durado más que todas sus novias juntas». Recuerda haber tenido solo una gran discusión con el cantante. «Fue un día, hace 25 años, por una tontería. Al día siguiente, nos dimos un abrazo, arrepentidos, y se acabó el mal rollo».