La regeneración de Otaola comenzará el próximo año con nuevas actividades

Todo el área entre Norica y el hospital será modernizada. / MORQUECHO
Todo el área entre Norica y el hospital será modernizada. / MORQUECHO

Se pretende llevar a cabo la modernización del área comprendida entre la empresa Norica y el nuevo hospital abierto

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

Las obras de regeneración de la zona de Otaola comenzarán el próximo año, en base a la tramitación que está llevando a cabo una promotora para instalar nuevos negocios en toda la zona comprendida entre la empresa Norica y el nuevo hospital.

El alcalde Miguel de los Toyos ha confirmado que «el próximo año se empezarán a ver los primeros resultados de los planes de modernización de la zona con la implantación de nuevas actividades económicas».

El viejo inmueble de viviendas situado junto al propio hospital se derribará, creándose sobre el mismo un espacio libre de estancia o incluso de aparcamientos vinculado al centro sanitario.

Coincidiendo con la puesta en marcha del nuevo Hospital de Eibar, De los Toyos ha anunciado que «el Ayuntamiento ya trabaja en los planes de regeneración urbanística de todo el entorno de Otaola». Desde antes de la apertura del centro, el consistorio había mantenido negociaciaciones con los propietarios de una casa antigua, junto al hospital, con el fin de llevar a cabo los planes de regeneración y modernización de la zona. Posteriormente, una constructora se ha interesado por llevar a cabo la adquisición de los terrenos, con lo que el primer edil eibarrés ha adelantado que «está trabajando sobre las posibilidades de los espacios aledaños al hospital para la creación de nuevos espacios de actividad económica», y así poder llevar a cabo una mejora de todo el área.

Sin recalificación

El alcalde ha dado a conocer que para el próximo año 2019 se empezarán a ver los primeros resultados de las actuaciones previstas en toda la parcela que va desde el extremo del hospital hasta el edificio que alberga el centro comercial de Mercadona.

En ese sentido, ha confirmado que promotores particulares están trabajando con la propiedad de estas parcelas, avanzando en sus propuestas de creación de varias actividades económicas. Se cuenta, además, con la ventaja de que no será necesaria la recalificación de los terrenos, dado que ya cuentan con la calificación urbanística que les hace aptos para la implantación de las actividades económicas previstas.

La idea sobre la que trabajan los promotores, y confirmada por el alcalde, es que, en las parcelas que ocupaban algunos pequeños talleres de venta y reparación de vehículos, la antigua fábrica de Norica y el edificio de varias alturas anexo se implantarán diversas actividades, mientras que el viejo inmueble de viviendas, situado junto al propio Hospital, se derribará, creándose sobre el mismo un espacio libre de estancia o incluso de aparcamientos vinculado al centro sanitario. «Estamos abiertos a la tramitación de todos aquellos planteamientos que se propongan desde la propiedad, siempre y cuando encajen en el planeamiento urbanístico de la zona».

De esta forma, y con el Hospital como punta de lanza de la regeneración urbanística de la Avenida de Otaola, «durante el próximo año se empezarán a ver los primeros resultados», ha explicado el alcalde eibarrés.

Por su parte, el grupo promotor ha mantenido negociaciones con el Ayuntamiento para el derribo de los inmuebles y talleres y en la unidad se incluiría la vivienda junto al solar en el que se viene edificando el nuevo centro médico. En los contactos mantenidos se trata de incluir en la urbanización a realizar la parte de la vivienda, pegada al hospital, para su transformación y eliminar la mala imagen que ofrece sobre el nuevo hospital.

El objetivo es derribar esta construcción para llevar a cabo su urbanización y contar con una zona con una estética mejorada. Junto a estas viviendas existe una antigua chimenea industrial que se plantea su conservación por recordar el pasado industrial en Eibar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos