«La profesión de abogado está cambiando con el uso de las tecnologías digitales»

Santiago Ron se ha integrado en una red de abogados que usan tecnologías digitales./MIKEL ASKASIBAR
Santiago Ron se ha integrado en una red de abogados que usan tecnologías digitales. / MIKEL ASKASIBAR

Está formado por un grupo independiente de 42 asociados al que se han unido cien colaboradores El abogado Santiago Ron forma parte de un despacho que aplica innovaciones tecnológicas

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Los abogados se han propuesto modernizar y digitalizar la documentación judicial con el objetivo de hacer que el acceso a la justicia sea más eficiente y más accesible para ciudadanos y empresas y, sobre todo, menos costosa. El abogado eibarrés Santiago Ron, miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Gipuzkoa, en representación de los letrados del partido judicial de Eibar. forma parte, junto a 42 abogados, de Lawyou, un despacho innovador formado por abogados independientes, repartidos por toda la geografía española que han mejorado el servicio al cliente con el apoyo de la tecnología y por medio de su interconexión multidisciplinar. «Lawyou sigue la corriente anglosajona, para que las nuevas tecnologías nos permitan afrontar la tarea propia del abogado y no nos quite tiempo la gestión administrativa, las declaraciones fiscales, otros trámites secundarios...».

No se trata ni de una red, ni de una plataforma. Es un despacho de abogados que utiliza todos los avances tecnológicos. Junto a ello, los soportes que ofrece el despacho a sus socios «permiten economías de escala», junto al posicionamiento de la marca personal, pertenecer a una comunidad de conocimiento que a su vez genera nuevas vías de negocio. «Los resultados son satisfactorios. Estamos consiguiendo un aumento de los asociados y contamos con cien colaboradores, en todo el territorio».

No pasa desapercibido que los avances tecnológicos van a conseguir que en toda tramitación el empleo de papel sea cero. Y es que el sistema judicial tiene implantado ya el envío de demandas y otra documentación por vía digital. «A nivel personal queremos que el papel quede eliminado, pero ocurre que a una demanda se acompaña de documentación, en papel, que es requisito presentarla en los juzgados de forma física».

De esta manera, el trabajo del abogado tiende ya a que todas las relaciones con los tribunales o entre abogados o instituciones vayan en el camino del intercambio de documentos por medios electrónicos. «Esta iniciativa nos dará acceso a una justicia más rápida y asequible» evitando la demora por la lentitud del proceso y los costos que implica. A su vez, quedan modificadas las comunicaciones de los canales en papel a electrónicos. «Gracias a las nuevas tecnologías podemos estar trabajando en conjunto y desde diferentes lugares. Por ello, es importante tener la posibilidad de consultar a otros compañeros para completar las lagunas y la formación específica de un abogado también servirá a los abogados» del despacho.

Actualización continua

Con la propia conexión, con Lawyou, se establece un nuevo canal de comunicación al utilizar un lenguaje «comprensible» para que los usuarios puedan encontrar el abogado que buscan y el soporte de servicios que requieran. «No podemos seguir ejerciendo como lo hacía mi padre o como lo hacía mi abuelo», decía Ron. Aunque el proceso judicial no cambiará y mantendrá sus procedimientos, sí se atisban cambios profundos «en la manera de acceder al proceso porque algunos juzgados aplican a rajatabla la presentación de documentos digitales. Contamos con plataformas en las que podemos enviar escritos digitales, pero existen expedientes llenos de papel que eso se trata de evitar, aunque también hay que cambiarse desde dentro. Ahora los jóvenes lo digitalizan todo y el abogado tiene que estar al frente de estas iniciativas».

Con ello, todos los cambios normativos, la actualización del conocimiento y la formación se harán más accesibles mediante el mayor uso de los soportes digitales. De hecho, según algunos estudios, en la Unión Europea la eliminación de papel conlleva para conseguir ahorrar, aproximadamente, entre 30 y 78 millones de euros al año en toda la UE.

Más