El primer paciente del hospital de Eibar acaba en Mendaro

Los servicios sanitarios se van a ir poniendo en marcha de manera paulatina. /FÉLIX MORQUECHO
Los servicios sanitarios se van a ir poniendo en marcha de manera paulatina. / FÉLIX MORQUECHO

Cerca de 400 personas pasan por el nuevo hospital de Eibar en el día de su estreno | El horario oficial de apertura tuvo que adelantarse para atender a una persona que sufrió un desvanecimiento

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El nuevo hospital de subagudos y crónicos de Eibar tuvo que abrir sus puerta ayer antes del horario oficial previsto. Una persona mayor sufrió un desvanecimiento a pocos metros de la puerta principal del nuevo hospital de Osakidetza, lo que obligó a los médicos y personal del centro a llevar a cabo una rápida intervención y trasladarlo dentro de las instalaciones. Minutos después fue trasladado al Hospital comarcal de Mendaro.

Tras esta primera urgencia, el nuevo centro sanitario eibarrés comenzó a atender a los primeros pacientes que procedían de los servicios de la Unidad de Atención Primaria de Torrekua, del Punto de Atención Continuado (PAC), así como del Centro de Salud Mental. A pesar del accidentado inicio, la jornada transcurrió con normalidad y con mínimas incidencias. Al final del día, un total de 212 personas pasaron por Atención Primaria, y otros 74 fueron a vacunarse. 33 más pasaron por la sección de rehabilitación y 80 recibieron atención en el gimnasio del hospital.

La apertura del centro de salud se produjo a las 8.00 horas. Entre los primeros pacientes estaba Jacinto Solagaistua que recibió la llamada de Osakidetza para que realizara su analítica en el nuevo hospital. Solagaistua explicó que «me llamaron diciéndome que los análisis que me tenían que hacer me los iban a realizar en el nuevo centro sanitario. Las instalaciones están muy bien, pero es una pena que no se cuente con un parking para pacientes, por lo menos para enfermos crónicos».

«Modernas instalaciones»

Una hora después, el movimiento de pacientes adquiría un mayor ritmo de personas, aunque algunas de las consultas están previsto que se abran en los próximos días. Dentro de las especialidades que sí estaban abiertas, se encuentran las dos consultas de rehabilitación y el gimnasio que atiende a pacientes que habían llegado al hospital desde sus respectivos domicilios.

Junto a ello, los pacientes valoraron también la amplitud del centro, todo ello, dentro de un edificio muy moderno. Maddi, que también se realizó una analítica, decía que «esta muy bonito el hospital. Nos han tenido que mover desde la sala porque ha existido una urgencia y todo ha transcurrido de forma muy normal».

«Un reto muy importante»

Tras la apertura de ayer, hoy se abre el servicio de radiología, con 13 citas, a las que seguirá traumatología, y después cardiología. Respiratorio, medicina interna, neurología, reumatología y endocrinología se repartirán en 14 consultas.

En la sala de espera de rehabilitación el ermuarra Raúl Lorenzo indicaba ayer que «he tenido que ir en las últimas semanas de Ermua a Mendaro para llevar a cabo la rehabilitación de una mano lesionada. Ahora venir a Eibar me viene fenomenal, mucho mejor que ir a Mendaro. Ahora tengo muy cerca este hospital». De hecho, otra importante prestación del nuevo hospital es el servicio de rehabilitación que atenderá tanto a pacientes ambulatorios como a pacientes hospitalizados.

Mientras tanto, la primera planta de hospitalización del centro quedará abierta en diciembre y la segunda unidad en el mes de marzo de 2019, «a no ser que la epidemia de gripe nos obligue a adelantar su apertura», comentaban los responsables del centro. De ahí que la apertura del hospital tenga lugar de forma progresiva estando operativos gran parte de sus servicios para final de año. «Comenzamos con un 40 a 45% de los servicios abiertos. A Mendaro seguirán marchando los pacientes agudos y después, según los casos, serán trasladados a Eibar, los enfermos subagudos y crónicos, para su recuperación», señaló la directora de la OSI de Debabarrena, Marbella García, quien agradeció a los profesionales su grado de implicación, en la apertura del centro. «Desde hace tiempo queríamos que esto rodase y al final se ha conseguido abrir», decía García. Antes de la apertura se requirió un rodaje de todos los profesionales de la OSI Debabarrena contándose con todos los equipamientos preparados desde la pasada semana. «Este es un reto muy importante porque acercamos una oferta asistencial que no existía antes en esta zona. Dado el envejecimiento actual, este tipo de hospitales tienen mucho futuro», dijo la directora de la OSI.

212 personas pasaron por atención primaria y 73 fueron a vacunarse. 33 pasaron por rehabilitación

Las consultas y la unidad de hospitalización van a entrar en funcionamiento de forma progresiva

Las instalaciones del nuevo centro hospitalario, que fue inaugurado por el lehendakari Iñigo Urkullu el pasado día 22, son fruto de una inversión de más de 27 millones de euros y dispone de 21.000 metros cuadrados para la atención sanitaria. En el mismo trabajarán alrededor de 200 profesionales, de los cuales 97 son puestos de nueva creación. Aunque el hospital de referencia seguirá siendo Mendaro, sus modernas dependencias permanecerán abiertas las 24 horas ampliando la oferta sanitaria y la accesibilidad a los servicios sanitarios de las 75.000 vecinos de Debabarrena.

El Ayuntamiento eibarrés iniciará ahora un proceso para la regeneración de la calle Otaola, con varios edificios y fábricas cerradas, junto al moderno hospital. Una constructora plantea poner en marcha nuevos negocios que mejorarán el entorno sanitario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos