El Premio Abbadia ha recaído en el proyecto eibarrés Euskal Herriko Ahotsak

A.E. EIBAR.

El Premio Abbadia ha recaído en el proyecto, surgido en Eibar, Euskal Herriko Ahotsak, «por su labor en la recopilación y catalogación del patrimonio oral vasco». Este galardón que reparte todos los años la Diputación de Gipuzkoa premia a aquellas personas y proyectos que han contribuido de manera especial a la normalización del euskera. «Se trata de una noticia especialmente feliz para los eibarreses, ya que el proyecto Ahotsak tiene su sede en el palacio Markeskua, y porque los primeros pasos también los dio en Eibar, por medio del proyecto Eibartarren Ahotan», señalaban desde la comisión Ego-Ibarra.

La Diputación de Gipuzkoa destaca la trayectoria de este proyecto a lo largo de los últimos años, «realizando una gran labor a favor del euskera, recopilando testimonios orales de todo el País Vasco, en todas las variantes dialectales de nuestro idioma, y poniendo además todo el material a disposición de los ciudadanos de forma libre y gratuita». La entrega del premio tuvo lugar el viernes, coincidiendo con el día de San Andrés, patrón de Eibar.

El proyecto Euskal Herriko Ahotsak nació de la mano de la Asociación Badihardugu. Se trata de un proyecto abiertamente colaborativo, en el que han participado centenares de investigadores, asociaciones, voluntarios y administraciones, siguiendo el que se ha convertido en el eslogan del proyecto, «guztion artean, guztiontzat» (entre todos, para todos).

Entrevistas y vídeos

El proyecto sentó sus bases el año 2003 (realizando las primeras entrevistas, organizando la base de datos...) y desde 2008 todo el material del proyecto se muestra en la web Ahotsak.eus. Son más de 8.000 entrevistas realizadas durante estos 15 años, en más de 350 localidades vascas, con más de 50.000 vídeos ya online para consulta de todos los ciudadanos.

El proyecto premiado está fuertemente unido a Eibar y a la comisión Ego Ibarra. De hecho, las bases del proyecto tuvieron su nacimiento en varios proyectos de recopilación oral que se pusieron en marcha durante la década de los 90, por ejempleo en Bergara (por medio de Juan Martin Elexpuru y Jaione Isazelaia, entre otros) y el proyecto Eibartarren Ahotan que puso en marcha la comisión Ego Ibarra el año 1999, con el objetivo de recopilar el patrimonio oral y la memoria histórica.

 

Fotos

Vídeos