PSE y PNV polemizan sobre el montante del remanente de tesorería municipal

El Pleno acogió el debate del remanante de tesorería. / F. MORQUECHO
El Pleno acogió el debate del remanante de tesorería. / F. MORQUECHO

El primer partido afirma que asciende a 5,9 millones mientras que el segundo lo eleva a 17 | Los socialistas afirman que las partidas tienen un destino específico y los nacionalistas, que están retrasadas o sin definir

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

PSE y PNV han vuelto a mostrar serias diferencias, primero en el Pleno y después con sendas notas, sobre el volumen al que asciende el remanente de tesorería que tiene contraído el Ayuntamiento. Desde el PNV se advierte que el Ayuntamiento tiene 17 millones de euros «en el cajón», producto del remanente de tesorería. Según las filas jeltzales, «7,3 millones de euros se refieren a proyectos retrasados, otros 3,6 siguen guardados para Errebal, y otros 5,9 están acumulados sin definir su destino», expresaba el portavoz nacionalista, Josu Mendicute. No obstante, la presidenta del área de Hacienda, Ana Telleria, afirma que el Ayuntamiento dispone de 16.816.491, 79 euros, de los cuales 7.335.427 euros se han incorporados al presupuesto de 2018, y que se destinarán, principalmente, a financiar proyectos iniciados en 2017, «con importantísimas» inversiones», tales como el ascensor que conectará Jardiñeta y San Juan (1.395.704,13 euros), las obras de rehabilitación del edificio contiguo al frontón Astelena (906.113,97 euros), la mejora de la accesibilidad peatonal Sautsi-Iparragirre o el plan de asfaltados (229.958,77 euros). Junto a ello, de esos casi 17 millones, según el PSE, quedan reservados 3.575.759,49 euros para completar, «sin tener que solicitar un préstamo bancario», la obra del equipamiento multiusos de Errebal, con lo que el remanente de tesorería con el que cuenta el Ayuntamiento de Eibar para realizar gastos e inversiones no presupuestadas en 2018 es de 5.905.304,46 euros.

En este sentido, ese montante aduce Telleria que «vamos a gastar, pese a que las administraciones competentes no atienden suficientemente sus obligaciones», en referencia a las Ayudas de Emergencia Social, competencia del Gobierno Vasco, que el Ayuntamiento reforzó en 165.000 euros procedentes del remanente, cuando el Gobierno Vasco traspasó 305.687 euros y las necesidades reales superaron los 470.000. No obstante, el PSE expresa que «este año ya hemos detectado que no nos va a llegar ni de lejos, con las AES», al tiempo que anuncia otras inversiones, tales como la adquisición del convento de Santaines y los terrenos vinculados al mismo, «a cuya expropiación estamos legalmente obligados, tal y como afirman los informes técnicos, porque al equipo de gobierno socialista no se le ha pasado jamás saltarse ni esta ni ninguna otra obligación legal». Junto a ello, se tratará de acometer proyectos «de menor cuantía pero de mucho impacto en la calidad de vida de los eibarreses», dirigidos a la mejora urbanística y el desarrollo económico de la ciudad. Igualmente, Telleria dice que «ningún ayuntamiento de nuestro entorno ha realizado tantas y tan importantes inversiones en la última década como Eibar, incluso en los años más duros de la crisis hemos seguido invirtiendo en mejorar la ciudad, y ello ha sido posible gracias a que tanto los anteriores gobiernos socialistas como el actual han hecho una gestión responsable y bien planificada de los recursos propios, y además hemos sido capaces de atraer financiación de instituciones superiores, incluso de la Unión Europea».

Propuestas electorales

En esta dirección, Telleria critica propuestas del PNV señalando que «si nos hubiéramos dedicado a hacer funiculares a Arrate o estaciones de autobuses cuando sólo el 1% de los eibarreses lo quiere, no tendríamos ni polideportivo en Urkizu, ni Paseo en Amaña, ni 43 escaleras mecánicas y 14 ascensores públicos y el tren del Hospital hubiera vuelto a pasar de largo.¿De dónde salieron los millones para comprar el suelo en el que se está construyendo el Hospital de Subagudos? Salieron del remanente municipal», expresa Telleria.

Por su parte, el concejal jeltzale adelanta que utilizaría esos fondos para crear aparcamientos, invertir para crear empleo de calidad y mejorar las calles. «Es insultante no atender a las necesidades de la ciudad y acumular un remanente de tesorería de 17 millones de euros». Según datos del PNV, la liquidación del ejercicio de 2017 arroja un nivel de ejecución del 71,99% en gastos. Mendicute recuerda que «es importantísimo aprobar los presupuestos a tiempo porque luego no hay tiempo para ejecutar lo pactado».

En cuanto al porcentaje ejecutado en el capítulo de inversiones, señala que cae hasta el 34,13%. «Dicho de otra manera, de 20 euros de inversión previstos, se utilizan 7 y se llevan al cajón los otros 13. Y mientras tanto, los ciudadanos de Eibar seguimos con problemas de aparcamiento, agonizamos los problemas de precariedad laboral, nos mantenemos en el podio del paro en Gipuzkoa, seguimos siendo el municipio con menos superficie de parques por habitante, e incluso se niegan servicios sociales tan básicos como un albergue para personas transeúntes. No es ético guardarlos cuando existen retos de regeneración urbana».

 

Fotos

Vídeos