Los pensionistas trasladan a la Seguridad Social sus reivindicaciones

Representantes de la Plataforma de Pensionistas entregan el escrito a la Seguridad Social. / ASKASIBAR
Representantes de la Plataforma de Pensionistas entregan el escrito a la Seguridad Social. / ASKASIBAR

Critican la «precariedad» existente y solicitan «voluntad política» para adoptar las medidas necesarias

A.E.EIBAR.

Los pensionistas finalizarán ayer el periodo de concentraciones con una movilización, ante las oficinas de la Seguridad Social de Arkitxa, en donde llevaron a cabo la entrega de una carta con sus reivindicaciones. En su escrito evidenciaban que «desde el 2011 estamos sufriendo una importante pérdida del poder adquisitivo». Subrayaban también que, en base a datos de Lanbide, están activos 750 expedientes de RGI, de los cuales 200 son para completar ingresos procedentes de trabajo y 150 para complementar pensiones. Estos dos conceptos suponen el 44% del total de prestaciones de este capítulo deayudas.

Además se recordaba el importante número de personas que cobrar Ayudas de Emergencia Social. Por ello, querían recordar que ante esta situación «hay posibilidades de mejorar y garantizar las pensiones, «destinando para ello el 13 % de lariqueza, tal como se hace en países como Francia, Portugal, Austria o Italia».

Por ello, solicitan «voluntad política» para adoptar las medidas necesarias, en el ámbito del fraude fiscal, terminar la corrupción, incrementar los salarios bajos, y por tanto las cotizaciones, con un sistema progresivo que evite la elusión de impuestos».

Así que expusieron en la carta que «todas las pensiones estén garantizadas y se respete el IPC real». Y de cara para no vivir por debajo del umbral de la pobreza solicitaron que se aplique el 60 % del salario mínimo medio que «en Euskal Herria supone una pensión mínima de 1.080 euros». Reclaman también unas «pensiones dignas» y que estas sean incrementadas anualmente conforme a la variación del IPC, con el fin de evitar que sectores de este colectivo, especialmente las viudas, «se encuentren muy cerca del umbral de la pobreza». Otro eje de la carta calificaba de «urgente» dotarse de un «sistema público de reparto que garantice unas pensiones públicas dignas». Recordaron que pese a que el Factor de Sostenibilidad «está suspendido hasta 2023» sigue siendo una «amenaza para el futuro». Finalmente, sus reivindiciones se centranron en «acabar con la brecha de género reconociendo los derechos de la mujer en el mundo laboral». La carta recogía las aportaciones de 16 meses de movilizaciones en Unzaga.